Coitus inter mammas

Hablemos claro, en el mundo del sexo antiguo cualquier práctica que conllevara la inserción del pene en un agujero "extraño" era considerado anormal, incluso una aberración

Toda actividad o comportamiento sexual que desviara el propósito del coito era considerado terrible, motivo por el cual diversas prácticas -que incluso se llevaban a cabo desde tiempos ancestrales- fueron exiliadas del ideal erótico de muchas personas ante el pánico de ser tildadas de ‘enfermas mentales’.

Por ejemplo: los vibradores para estimular la vulva se vendían en tiendas departamentales y toda mujer ‘de su era’ tenía uno en casa como remedio a malestares que entonces denominaron como ‘histeria’ (no se concebía la existencia del orgasmo femenino), mismo que sustituía los masajes médicos por los que hacían cola para recibir. Hasta que apareció el porno y esas imágenes extra picantes de mujeres estimulándose le dio la peor fama al entonces amado vibrador, y así muchas otras prácticas se comenzaron a considerar no aptas para ‘decentes’.

 Vamos, por suerte, estamos en pleno 2017 y al parecer las prácticas sexuales están evolucionando más rápido que un pokemón.

Esta vez no os voy a hablar de 'Fisting o White Kisses' (que son relativamente nuevos). Esta vez nos tocará conocer a fondo el ya clásico "Coitus inter Mamma", lo sé, un nombre muy fanfarrón para nosotros. Debo confesar que me siento obligada a desenmascarar la etimología de esto, estoy seguro que con su nombre coloquial vendrán a tu mente gratos recuerdos, o por lo menos sabrás de que estamos hablando aquí, así que adelante, hablemos de la famosa "Rusa".

Seguro habrás escuchado alguna vez la famosa expresión, "una rusa" y no necesariamente se trata de una rubia siberiana, al contrario, paradójicamente estas peculiares rusas nos pueden proporcionar todo el calor necesario para llegar a un explosivo orgasmo.

¿Cómo se hace un "Russian Art"?
Para iniciar el ritual necesitaremos, lubricante, aceite para masajes o algún gel placentero. (Me siento en el espacio de cositas jaja) 

¿Para qué necesitamos todo esto?
La situación será muy incómoda en la ausencia de estos auxiliares debido a que la fricción ejercida por el pene a la piel tan delgada de la zona del busto provocará roces e irritación, y eso es lo último que necesitamos en esta maravillosa experiencia. Pide a tu damisela que agregue un poco más de lubricante en tu amiguito, ella por su lado necesita estar estimulando tanto el pene como los testículos, haciendo hincapié en la parte más sensible del cuerpo másculino, que por si no lo sabías es el glande. 

Ahora, la posición perfecta para este evento es un tipo misionero, estando la mujer abajo con la cabeza reclinada hacia delante, puede ser necesario un cojín detrás de su cabeza para mayor comodidad, a continuación monta sobre ella asegurándote de no dejar caer todo tu peso sobre ella, se cortés. En cualquier momento mujer puedes manipular tus pechos aplicando cierta presión e incluso puede haber sexo oral intermitente mientras el pene llega al tope.

El movimiento de los pechos debe ser circular, es decir presionarlos hacia el centro y luego girar las manos hacia fuera para que además el masaje sea intermitente. Este movimiento además le dará sensaciones placenteras a ella, siempre y cuando sea suave y cuidadoso.

¡El momento de la verdad! amigo, ten cuidado con esto jaja, debe haber un previo acuerdo en el tema de la eyaculación, ya sabes por que te lo digo, a esa corta distancia el clímax sería como un escopetazo directo al rostro. 

¡Olvídalo! a menos que hayas negociado esto antes, abstente o tendrás problemas, siempre existe la posibilidad de usar preservativo, que además de protegerte contra estas eyaculaciones riesgosas hará que la lubricación del látex haga más placentera la sesión.

¿TE ESTAS PERDIENDO DE ALGO SÓLO PORQUE NO LO DESEAS O PORQUE APRENDISTE QUE NO ERA LO ADECUADO?

Algo es seguro, no todas las prácticas eróticas son para todos y aunque gran parte de la sexualidad deriva de todo aquello que produzca objeto de deseo, cada uno tenemos nuestras limitaciones y debemos adecuarnos a ellas (luego vienen las culpas y las incongruencias).Sin embargo, quizás sea momento de que explores nuevas perspectivas, a tu modo, y respetando la regla de oro:

NO HAGO DAÑO FÍSICO NI EMOCIONAL A MI PERSONA, A MI PAREJA NI A TERCEROS (LO CUAL INCLUYE MENORES DE EDAD, PERSONAS CON CAPACIDADES ESPECIALES O ANIMALES, CLARO). Y OBVIO, CON EL CONSENTIMIENTO EXPLÍCITO Y APERTURA DE TU AMANTE.

 

¡Anímate, regala un Russian Art a tu hombre!.

 

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz