¿Con cuántas parejas sexuales os habéis acostado?

 

Seguro que alguna vez, entre charlas de amigas, ha salido el tema estrella entre risas y confesiones:

-¿Y tú con cuantos te has acostado Iría?.. comienzas el recuento y te das cuenta de que eres la perra obsesa del grupo de chicas, con tu mega ranking de conquistas.

Probablemente porque soy de letras y esto de los números no son mi fuerte. Además, como podréis comprender, no llevo una libreta en la que anotar el número correspondiente tras cada polvo. A ojo de buen cubero, en mi caso calculo unas 40 parejas sexuales. Y ahora sí, bienvenida esa ola criticona alegando que son demasiadas, como buena puta que debe de ser. Y es que el machismo sigue pesando en nuestra sociedad, porque mientras que un hombre con un número alto de parejas sexuales es un héroe, un donjuán, un machote, las mujeres son juzgadas con mayor dureza como prostitutas, frescas, mujeres sin dignidad y si sobrepasan los límites que cada cual estima. Que cada uno piense y diga lo que quiera, Por suerte en este país todavía hay libertad de expresión, aunque en ocasiones quienes hablen sean voces machistas, las más frágiles de la humanidad.

Todavía hoy, a la mujer se le critica su 'vida alegre' y el hombre se desgañita narrando proezas. 5, 15... ¡100! ¿Cuántas parejas sexuales son suficientes para que nuestro ego no se sienta agraviado y cuántas nos harían ya sospechosos de promiscuidad? Por nostalgia, curiosidad o simple entretenimiento, a casi todo el mundo le da por hacer recuento de parejas en algún momento de su vida y tira de agenda.

Irse de picos pardos, monear, coquetear, ponerse el mundo por montera, ser un pendón, un juerguista, ir de cama en cama, de flor en flor, de puerto en puerto. Locuras, delirios, travesuras, escarceos de la juventud.

Todos esos términos podrían traducir, según el contexto, lo que en inglés se dice to sow one wild’s oats, expresión que hace referencia a los comportamientos impulsivos y promiscuos que se adoptan en la juventud antes de sentar la cabeza.Por un lado, se considera que la experiencia sexual previa es útil, ya que los encuentros anteriores le otorgan a la pareja un marco de referencia según el cual juzgar la compatibilidad entre ambos.  Por otro lado, se observa que las relaciones estables son mejores cuando hay exclusividad sexual.

Se ve a estas personas más capaces de basar su compromiso en la valoración cuidadosa de su compenetración con la otra persona, en lugar de verse influidos por el cóctel hormonal que suele acompañar al sexo.

 

La práctica hace al maestro
El sexo es un arte en constante desarrollo, y como todas las artes necesitas practicar muy seguido. Pero practicar no significa que tenga que ser con diferentes parejas, sino más bien el número de veces que lo has hecho. Entre más veces lo hagas con tu pareja, mas comunicación y apertura tendrán, lo que hará que mejore el sexo. 
Para abrirte en tus deseos y expresar tus inquietudes es necesario que se tenga cierto grado de madurez en la relación y esta sólo se logra con el tiempo, no con aventuras de unos días. El mejor amante que jamás hayas tenido difícilmente lo encontrarás con un hombre que ha estado con muchas mujeres, muy al contrario, es muy probable que lo encuentres con tu pareja actual tras muchas horas de práctica.
Debes de aprender a interpretar los números y no dejarte llevar por ellos. Ya que estos tan sólo influirán en las percepciones o juicios que tú misma le atribuyas. Juzgar a un hombre por el número de mujeres con las que ha estado es similar a juzgarlo por la edad, sexo y raza, es absurdo. 
Si cuando habláramos de números tan sólo fueran números, la relación sería mucho mejor, pero jamás será así. Automáticamente un número sacará todas esas creencias y prejuicios con las que has crecido y a final de cuentas la idea que te generes de un hombre basado en un número, será responsabilidad tuya, pues es la realidad que tú sola le has atribuido. 

Eso sí, una vez perdí mi virginidad con mi primer novio – sin derramar una gota de sangre- y probé lo que era bueno, se me pasó la tontería y la sexualidad la vivo de una forma más plena y desde entonces aquí me tenéis relatando erotismo, viviendólo y experimentando cada día más.

 

Y vosotros.....confesar ¿cuantas muescas hay en vuestro cabezal de la cama?



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz