Con el novio de mi amiga

Mi amiga es una chica tranquila, y más que todos somos buenas amigas hasta el día de hoy puesto que ella jamás se ha enterado lo que paso con su novio…

De antemano confieso que el novio de ella me atraía mucho desde que lo vi la primera vez, pues es un hombre simpático de buen cuerpo, sentía algo de envidia de mi amiga por tener un novio así, pero lo respetado por el mismo hecho que era el novio de ella, nosotros estudiábamos en la noche los tres en el mismo curso, cosa que a él lo veía todos los días, me percate de él, puesto que me comenzó a mirar de una manera lujuriosa y eso a mí me excitaba mucho, así que lo miraba de la misma manera. Había una profesora muy jodida y siempre nos mandaba hacer trabajos grupales, esa noche justo nos toco hacer a los tres un trabajo grupal así que él decidió que hiciéramos el trabajo en su casa yo no le vi ningún problema y mi amiga tampoco, lo cual aceptamos, nos citamos en la mañana a eso de las 10, yo acudí muy puntual a su casa, ese día vestía con una blusa muy descubierta que dejaba ver casi la mitad mis senos y una mini falda, vestía sexy solo para que el me viera era como si intuía que algo pasaría.

El me recibió con un beso en la mejilla, no pudo evitar mirar mis pecho es eso me excito mucho y me hizo pasar a la sala, estaba solo en casa ya que sus padres se habían ido y eso a mí me excito mucho, pero me contuve porque sabía que en cualquier momento llegaría mi amiga, me ofreció algo de tomar, acepte gustosa, al cabo de unos minutos recibí la llamada a mi móvil de mi amiga me dijo que no podía ir porque se le había presentado un problema, le comente esto a él y dijo que no había nada de qué preocuparse que haríamos el trabajo los dos, eso me excito más pues ya mi amiga no iba a ir y estábamos solos en casa. Comenzamos hacer el trabajo y por una hora no paso más que de hacer ese deber, después de unos minutos me hablo, y entre palabras y palabras y entrando en confianza le pregunte;

-¿porqué me miras así?

-Contesto: así cómo?

-Le dije: así con esa mirada viciosa..

El solo sonrió y siguió en lo suyo, luego de unos minutos me dijo:

-Y tú porque me miras así

-Le conteste; así como?

Sonrió y dijo así de la misma forma que te miro yo…

Conteste: aceptas que me miras así lujuriosamente, el acento con la cabeza, le dije: eso pregunte primero así que contesta tú, cayó por unos segundos y dijo:

-Te miro así porque eso es lo que me provocas morbo
Con esa respuesta me excite más, conteste; esa es tu respuesta, me encanta, te digo que tú también me provocas eso lujuria…

Los dos callamos por unos minutos... Retome la conversación le dije que me indicara donde quedaba el baño, nos levantamos de nuestros asientos y pude notar que tenía un bulto en sus pantalones… Entre al baño, me acomode la camiseta escotada en v, para que él pudiera ver mejor mis pechos.

Salí y lo vi sentado en el sofá, le dije; tomémonos un descanso, aparcando los estudios y sentándome en el sofá.

Por unos segundos callamos, pero el retomo la conversación diciéndome: hoy estas más sexy que nunca, te confieso que la primera vez que te vi, esa misma noche soñé contigo…

-Dije: que soñaste conmigo si se puede saber.

Contesto: soñé que te tenía en mi cama y te hacía mía, fue el sueño más caliente que he tenido con alguien y la verdad me encantaría hacerlo realidad, por eso te he mirado así con esa cara de bobo.

Me excité aún más, pues jamás, pensé que él había soñado eso conmigo.

-entonces le dije: -hagámoslo realidad,

Él sin pensarlo dos veces, se abalanzó sobre mí, besando mis labios suavemente, pero por momentos aumentaba la pasión, y esos mismos besos ya no eran suaves, si no, morbosos… Comenzó acaríciame las piernas, los hombros bajando suavemente sus manos hasta mis pechos, los acaricio por encima de mi camiseta, y yo para entonces estaba ya mojada de la excitación, mis manos comenzaron acariciar su pecho bajando hasta tu entrepierna, tocando su erección, acariciándolo por encima de su pantalón, y él seguía besándome. Besaba mi boca desenfrenadamente, sin aliento, bajando por mi cuello.



Beso a beso, me excitaba más y se me escapaban pequeños gemido. Paso su lengua por mi cuello bajando hasta llegar a mis pechos, los saco, estaban encerrados pidiendo ser lamidos y mamados por su boca. Succiono mis pezones como queriendo sacar leche, yo solo gozaba, me dejaba llevar y le pedía que siguiera, que no parara. Él mamaba, succionaba, daba pequeñas mordidas a mis tetas, yo excitada le suplicaba entre gemidos.

-Sigue no pares, que me corro, hasta que tuve mi primer orgasmo, fue tan delicioso, extasiada por su boca.

Me arrodille y desabroche su pantalón y saque su aprisionado bulto, que estaba tan duro, y rojo por la erección, que parecía iba a estallar. Comencé con tiernos besitos desde la punta, su respiración entre cortada, y la erección que tenia me hacían seguir, luego me lo metí todo en mi boca dándole una buena mamada, succionando para que me diera ese néctar delicioso, yo mordía despacito en cada mamada y gemía de placer, hasta que se corrió en mi boca, toda su rica leche inundo mi cara y seguí chupando su pene hasta dejarlo limpio y seco, sin rastro alguno de aquella prueba incriminatoria.
Me quito el sujetador de un plumazo, era rápido y diestro con el cierre de este, me beso apasionadamente, continuo disfrutando de mis pechos, nos acostamos en la alfombra, mientras con su mano él recorría desde mi torso, acariciando mi cintura y mis muslos, llegando a mi vagina que estaba totalmente mojada del primer orgasmo excitada con mi clítoris todo hinchado, suavemente la acaricio pasando sus dedos despacio para luego meterlos en mi vagina, masturbándome de los más delicioso, de tanto placer que me daba, creía morir de éxtasis total mientras me masturbaba con sus dedos juguetones, hasta que me corrí de nuevo, otro orgasmo igual de delicioso y brutal que el anterior, yo me retorcía del placer y el también lo disfrutaba viendo mis caras y gestos, apenas me dejo coger una bocanada de aire que bajo del todo mi minifalda y metió su cabeza entre mis muslos y comenzó a lamer mi vagina mojada y aun excitada, metía su lengua como penetrándome mordía mi clítoris, yo con mis manos agarraba su cabello para que se metiera más dándome mucho placer, abría más mis piernas para que él pudiera deleitarse gimiendo y gritando. Hasta que me corrí de nuevo en su boca, y me susurro que bueno que hayas acabado en mi boca, me encanta nena.

Me levante toda temblorosa y me senté encima de él, cabalgándolo, yo seguía moviéndome frenéticamente, dándonos placer a los dos, me hizo parar para voltearme como a una pluma y me puso a 4 patas y comenzó follarme deliciosamente, me hacía enloquecer hasta que terminamos en un mutuo y espectacular orgasmo.

Nos acostamos en el sofá sudados. Yo satisfecha de aquel encuentro … Realice mi fantasía con el novio de mi amiga, no podía creerlo y a la vez no me arrepentía de lo que había hecho pues lo había gozado como nunca…


Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz