Dia de gimnasio

Hoy hace un día precioso y como todos los lunes cerca de las cuatro de la tarde me apresuro a ir al gimnasio para hacer un poco de ejercicio. Cuando comienzo mi rutina con la bicicleta, observo a Marcos al otro lado del gimnasio haciendo abdominales, la verdad es muy buena la vista desde aquí por que puedo observar toda la potencia de su musculatura en cada serie que hace, mientras sigo con mis ejercicios cada vez más rápido, subiendo la intensidad a medida que lo hace el también y nos miramos pues queda enfrente mía y seguimos subiendo cada vez más y más rápido y no puedo controlar mis instintos más primarios y me rozo cada vez con más fuerza con el sillín de la bici, pues estoy húmeda, caliente, de tal manera que lo cogería y me lo follaría ahora mismo sobre ese banco de abdominales.

-Pero que coño!!!- otra vez esa puta, ha ido a por el, detengo mi ejercicio y me dirijo a los vestuarios sin quitarle la vista de encima y claro, a el no parece importarle lo que esa perra le esta diciendo pues solo mira mi culo mientras me alejo, y desde el marco de la puerta antes de entrar al vestuario me beso la mano y soplo mandando le el beso, sonríe y me meto dentro.

Apoyo las espaldas contra la pared pues estoy cansadisíma y la verdad no se si es por la paliza que me he dado en la bicicleta o porque me quedado a medias con el roce del sillín mientras lo miraba, cinco minutos más y me hubiera corrido para el, si no se hubiera entrometido esa guarra. Me levanto y me desnudo meto toda la ropa sucia en una bolsa y abro la taquilla cojo una toalla y guardo la bolsa ¡Hora del baño!! Voy hacia las ducha y veo que una chica se me queda mirando muy fijamente, seguramente sea lesbiana y con el calentón que tengo… La verdad ahora mismo me tiraba hasta a un caballo, me acerco lentamente a ella y se lo digo de la manera más sensual que puedo:

-Hola, ¿te gusta lo que ves? Ella se sonroja y mientras se muerde el labio inferior asiente con la cabeza.

-Me voy a duchar, pues estoy muy sudada ¿Me ayudas? Hay zonas que prefiero que me laven y no hacerlo yo-

Se lo digo con un tono provocador, que le causa una sonrisa de perra cachonda se acerca a mi y mientras me mete el dedo de improviso en el coño me susurra al oído

-Vamos a las duchas que estas demasiado guarra- no puedo evitar un gemido de placer pues sabe donde tocar, por eso me encanta follar con mujeres, nosotras sabemos lo que queremos.

Una vez en las duchas me saca el dedo lo lame y me lo mete en la boca, me coge las tetas y me aprieta los pezones yo gimo y ella ríe con satisfacción por el trabajo bien echo, y la empujo contra la pared fría de la ducha y le como la boca, rozando mi legua con la suya como en una danza, bajo mi bajo rozando sus pezones su cintura toco la zona del pubis y empiezo a jugar con su clítoris al tiempo que seguimos besándonos y como si se tratara de un concurso de quien lo hace mejor, ella hace lo mismo, gemimos las dos juntas y de pronto él entra y nos ve...

Se queda por un instante paralizado en la entrada de las duchas asimilando lo que las dos estamos haciendo, y le hago una señal con el dedo para que se acerque, y vamos que si lo hace.

Ella se ve relegada a comerme el coño mientras le hace una paja a él y nosotros nos besamos, no sabría como explicarlo, pero, necesitaba que ella saliera de allí por patas para meterme esa polla que tanto ansío de Marcos. 

Hago una prueba, y me meo en su boca para apartarla de la escena, ella se levanta de pronto y me pega una ostia en toda la cara y a modo de venganza, en vez de irse, yo ya sabia que es lo que ella quería, se agacha y le empieza a hacer una felación a Marcos y me quedo sola, el esta disfrutando y ella… Bueno esta en realidad me esta jodiendo a mí, no sé que hacer, él había entrado al vestuario de chicas por mi y esta puta le estaba comiendo la polla mientras yo miraba y él gemía de placer, de repente él me mira y me dice:

- acércate..

Yo lo hago sumisa y obediente y comienza a besarme mientras con una mano le agarra la cabeza a ella para que no pare de chupar con la otra comienza a masturbarme, y yo siento placer, la miro a ella  con desdén como si fuera nuestra puta, de pronto el me aparta la mano coge la cabeza de ella con las dos manos fuertemente para que no se quite y se corre en su boca y para mi sorpresa ella traga, reboza placer y me mira mientras veo como cae un poco de semen por la comisura del labio, me acerco y mientras le toco el coño, le chupo el semen y los dos gimen, entonces es cuando lo veo en sus caras.... !me quieren follar a mí!.

El me tumba en el suelo boca arriba y ella comienza a tocarme el clítoris y el le coge las manos de mi sexo y se los chupa como si de una cata se tratara, se agacha y comienza a comerme el coño.

Ella en pleno ataque de celos, hace igual, como si fueran dos perros comiendo de el mismo plato. 

Estoy pletórica llena de placer y ellos lo saben; de pronto el se incorpora y la levanta a ella tirando de su cabello, cosa que me pone a mil y parece que ella también, él le ordena algo que no acabo de entender y ella se pone de rodillas con una pierna a cada lado de mi cabeza y el me ordena:

_COME!!!- y yo que soy muy buena mandada... Le como el coño mientras que Marcos se pone de rodillas, me coge de la cintura y me penetra con brusquedad, sin compasión, hasta el fondo y tratándome como a una puta, lo cual me encanta por que lo soy, soy una puta a la que le gusta follar con todos y todas.

Por estas cosas solo voy al gimnasio los lunes

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz