Día Internacional del Orgasmo Femenino.

Sí!!!, lo se eso fué ayer el día 8, pero yo es que siempre he ido a contracorriente, porque celebrar el día de la madre, si una no es cada día desde que da a luz hasta el final de sus días las 24 horas de su interminable jornada, o porque celebrar el día de los enamorados un tal 14 de Febrero, acaso no lo estás el resto del tiempo, acaso, no puedes demostrarse ese amor y afecto a tu pareja cualquier otro día y de paso sea dicho hasta hace más ilusión por ser inesperado e impredecible. No soy persona de convencionalismos ni borrega seguidora en nada, soy como un salmón que nada en contracorriente a pesar de lo que me cuesta, pero esa es mi característica  especial y lo que define mi esencia. Bueno a lo que vamos que ayer se celebraba el Día Internacional del Orgasmo Femenino, (como si no pudieras darte un homenaje otro día).

No me considero experta experta en relaciones de pareja y sexualidad, pero escribiendo e indagando sobre sexualidad desde hace más de 15 años , algo una aprende, respecto de cuánto hemos avanzado y cuánto falta aún por entender y sumar respecto de nuestra sexualidad en general.

¿Por qué el Día Internacional del Orgasmo Femenino y no del orgasmo?

La sexualidad femenina sigue siendo el “gran desconocido”. Entonces, claro, pasa lo mismo que con el Día Internacional de la Mujer; todas esas personas que -de alguna manera, no han protagonizado la Historia- merecen su día. La sexualidad femenina nunca ha protagonizado la Historia; ahora recién, con el cambio que estamos viviendo, estos últimos siglos, pero siempre el modelo de la sexualidad fue la del hombre.

¿Y es una cuestión de salud pública?

Sí, tiene que ver con salud física y con salud mental. Tener una visión más completa y acorde al género de las personas con respecto a cómo funciona su respuesta sexual y -también, ojalá, el día de mañana- cómo enferman hombres, cómo enferman mujeres; es un asunto de salud pública. La salud pública no solamente tiene que ver con cómo enfermamos, sino que también con bienestar, y la sexualidad es una fuente de enfermedades y también de bienestar.

Como supuesta experta en el tema, cuando se manejan las estadísticas, ¿se hace desde un punto de vista internacional, latinoamericano? ¿En España estamos avanzados respecto del tema de las estadísticas?

En el sentido de estudios sobre la sexualidad, en España somos bien pobres; ha habido algunos intentos de estudios, pero lamentablemente los resultados de esos estudios no han sido publicados. Entonces, en general, las cifras que uno maneja tienen que ver más con cifras internacionales. Estoy planteándome en breve salir con micrófono en mano y hacer yo las encuestas reales, ya que parece siempre pregunten a los mismos/as de turno.. En este país se folla poco y mal, no lo digo yo, si no las constantes encuestas que nos abordan en revistas y periódicos actuales.

Yo creo que tiene que ver -uno- con formación, tanto de los profesionales que atienden en salud a la gente desde el colegio en adelante para conocer un poco mejor la sexualidad. Los seres humanos somos seres integrales, entonces sea lo que sea la patología que tengamos el día de mañana, probablemente puede influir sobre nuestras respuestas sexuales también. Y eso lo debería tener en consideración cualquier persona que dé medicamento o realice terapias. Por ejemplo, si alguien está en tratamiento de cáncer va a tener un impacto sobre su sexualidad. Entonces es súper importante la formación, tanto para otorgar guías para tener una vida sexual más saludable, como para dar una información para aprovechar más los recursos que tenemos. Entonces, sí, debería ser algo macro que vaya desde la salud a la educación. Y sí, charlas, talleres, formación, nos falta mucho.

O sea, ¿podríamos decir que desde las políticas públicas instruir a la gente que trabaja en el sistema público para que se considere, por ejemplo, como una opción a un tratamiento que pueda aportar mejoras?

La mayor cantidad de personas que van a tener un trastorno sexual, probablemente no van a tener los recursos para hacer el tratamiento psicológico que eso conlleva; y el tratamiento kinesiológico también, que muchas veces va asociado. Entonces, si no está visto como un tema de salud mental, no hay cobertura, muchos de los que tienen una patología siguen en ella por falta de información y esa información se la podría dar alguna de esas personas que los atienden; porque muchos de los pacientes llegan y hablan de esas cosas a sus médicos, entonces los médicos, las enfermeras, las matronas podrían darle información para guiarlos, pero como ellos mismos no saben cómo los van a guiar. Entonces una educación en salud sexual debería ser algo que debiera estar en la atención primaria y debería ser un tema de prevención también.

“Estamos recién en pañales”

Está habiendo un empoderamiento femenino, pero eso no quiere decir que haya llegado a todas las clases sociales ni que veamos grandes logros a partir de eso.

Hoy claramente las mujeres defienden más su placer sexual y están buscándolo y aprendiendo para obtenerlo, hay mucho movimiento en torno a eso, pero yo no diría que ha sido alcanzado, para nada. Estamos recién empezando, lo que es parte de ese camino. El mismo hecho de que hayamos tan pocos que sabemos de eso, habla de que estamos recién en pañales. De hecho aún se veta una fotografía de pezón femenino, o parece ser pecaminoso el acto de dar de amamantar en público, no nos engañemos, las cosas parecen ser una cosa, pero la realidad es otra muy distinta. Todavía hay países en los que existe la práctica de la ablación por el hecho de ser mujer y tener clítoris, en otros apedrean a las mujeres por ser liberales o casarse con quién les plazca y en otros está mal visto enseñen sus brazos o cabello en público obligando a ser tapadas hasta los ojos literalmente. Tristemente como se puede hablar del Día del órgasmo, ¿de quién? ¿de los hombres?, Si hay mujeres que son apalizadas por expresarse, imaginate por correrse...

Es que, claro, si lo ponemos como “el mercado del orgasmo” todavía sigue siendo el tema el alcanzar algo como parte de un rendimiento, sigue siendo una perspectiva machista. Pero si lo vemos como el derecho al placer -y el placer no necesariamente termina en un orgasmo- empezamos a tener una visión de la respuesta sexual femenina real.

No todas las mujeres en un acto sexual van a tener un orgasmo, pero pueden igual tener una relación placentera. Entonces, siempre si reducimos estas cosas a cuestiones netamente físicas o de resultados, y no vemos lo que tiene que ver con las relaciones, de la relación de la mujer con ella misma, con su autoestima, o con su pareja, en donde hay un tema de poder y de violencia y otras cosas, va a seguir siendo súper machista.

 

 

Totalmente, yo creo que hablar de sexualidad es súper importante, pero el tema es cómo estamos hablando de sexualidad: si es para seguir confundiendo, entonces mejor no digamos nada.



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz