‘El amante doble’ La nueva película erótica

François Ozon sigue añadiendo nuevos títulos a su filmografía con una regularidad poco habitual: ha dirigido 18 largometrajes a lo largo de dos décadas. Definido por el propio realizador como un thriller erótico, El amante doble se inspira libremente en Vidas gemelas, un libro de Rosamond Smith, pseudónimo que utiliza la escritora norteamericana Joyce Carol Oates para publicar novela de género.

"Admiro a Joyce Carol Oates desde hace bastante tiempo", aclara Ozon. "Cuando me enteré de que escribía novelas policiacas bajo el pseudónimo de Rosamond Smith, me interesé por su obra "menor". Descubrí un libro del que he mantenido el punto de partida: una mujer descubre que su psicoterapeuta, que ahora es su amante, tiene un hermano, también psicoterapeuta. Ella es más realista con el tema. Yo lo he convertido en algo más mental y lo he inscrito en una realidad más francesa".

Chloé (Marine Vacth, Joven y bonita) es una mujer atractiva, de 25 años, exmodelo. Para tratar su depresión, acude a sesiones de psicoanálisis con el doctor Paul Meyer (Jérémie Renier, Eternité), de quien acaba enamorándose. Ambos inician una relación repleta de secretos inconfesables. El más sorprendente es que Paul tiene un hermano gemelo, Louis, también terapeuta.

"Me apetecía tratar a unos gemelos idénticos como algo fascinante, monstruoso y artístico", explica el realizador. "Y surgió la idea de que Chloé trabajara en un museo. Su estado de ánimo se refleja en las obras de arte que ella vigila. Para la interpretación de Paul y Louis nos basamos en un principio binario: el bueno y el malo. Pero Jérémie Renier aportó complejidad a los papeles y vimos que el personaje más complicado de los dos era Paul. Es más misterioso, disimula más, es fácil imaginar y proyectar cosas en él. Al igual que Chloé, hay momentos en que no sabemos quién es quién".

"Cuando nació este proyecto hace cuatro años no pensé en Marine Vacth, la protagonista de Joven y bonita", explica Ozon. "Era demasiado joven para el papel. Pero, al volver a retomarlo después, Marine había madurado, había sido madre, se había convertido en mujer. Además, teníamos muchas ganas de volver a trabajar juntos. En esta película hace un auténtico trabajo de composición. Lleva el secreto en su interior, busca la llave y la acompañamos en su investigación. Entramos en su cabeza, sus fantasías, su vientre...".

Después de instalarse en casa de Paul, Chloé descubre la existencia de Louis Delord (Renier) y comienza a psicoanalizarse con él. Sus métodos son mucho más agresivos que los de su supuesto hermano gemelo. Las fantasías sexuales de la protagonista comienzan a hacerse realidad.

Gradualmente, el relato avanza a bordo de una espiral de giros argumentales y metáforas ridículas que ciertamente no son previsibles, pero solo a causa de lo enrevesadas y aun así superficiales que resultan. Al final, el principal problema es que 'El amante doble' aspira a ser un melodrama psicosexual genuinamente delirante, pero la locura se le nota impostada; es la película de un buen chico que se hace el malote.

"El personaje de Louis puede percibirse como un avatar que permite a Chloé vivir los deseos y fantasías que no se atreve a proponer a Paul", argumenta el director. "Como si el amor que siente por Paul le impidiera satisfacer una sexualidad más violenta y desarrollada". En la trama intervienen también tres mujeres con instinto maternal: una vecina cotilla (Myriam Boyer), una ginecóloga sensible (Dominique Reymond) y una madre ausente (Jacqueline Bisset).

No es casual, pues, que aquí el principal motivo visual sea el espejo, que a menudo amplifica y duplica a Chloé de una manera que inevitablemente recuerda a Brian De Palma. Pero en todo caso la referencia más explícita sin duda es 'Inseparables' (1988), el inquietante 'thriller' de David Cronenberg sobre dos ginecólogos gemelos que compiten sexualmente entre sí.

Resultado de imagen de el amante doble

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz