El uso indiscriminado de Viagra en hombres

Su uso es "recreacional" y responde en todo caso a una visión casi deportiva del sexo, en el que más -largo, duro, duradero- siempre es mejor. "Los hombres somos así. Tenemos la necesidad de mostrar que somos los mejores".

La “pastilla azul” llegó en 1998 y cambió la vida de hombres y mujeres, resolviendo una dificultad que aqueja, en distintos grados, a casi la mitad de la población masculina de entre 40 y 50 años.

La droga no es un afrodisíaco, no interviene en el deseo o en su carencia porque su efecto no es sobre el cerebro ni sobre el corazón. Sin estímulos adecuados, su efecto es nulo: “Alguien puede tomar 100 o 150 mg y no va a tener una erección si no hay excitación de por medio. La droga solamente facilita la erección”, agrega.

Y ya que “sin estimulación no pasará nada, las caricias y los besos ‘a gusto del consumidor’ también son parte del tratamiento”.

Si a todo eso le añadimos potenciadores de placer, aceites lubricantes para intensificar, retardantes y demás productos accesibles para todo el mundo en sex-shop, tiendas on-line, etc.. estamos añadiendo "más leña al fuego".Estos medicamentos se definen como "superadores" de su rendimiento sexual habitual.

"Usar Magnus o Viagra cuando hay una situación especial que lo necesite: un ligue por el chat o una folla amiga con la que uno tiene un solo tiro y no puede fallar. No lo toman con sus novias o parejas habituales", cuenta Federico, que aclara que lo usa sin que sus ocasionales parejas sexuales lo sepan, como si fuera un futbolista que hace todo lo posible para evitar el control antidoping después de haber metido un gol de media cancha.

¿Tienen demasida presión los hombres a la hora de tener sexo?, Así como a nosotras nos imponen estar esculturales e imponentes porque el hombre es visual a la hora del acercamiento y debemos facilitarles el camino y "tentarlos", parece ser que ellos deben ser imvencibles en la cam y cuanto más mejor ya que también, en la era del sexo fácil y directo por internet es fácil cambiar de "parteniere".

Ese plus para lograr un desempeño sexual "superador" poco a poco va dejando de ser algo meramente ocasional. Basta citar estadísticas de la industria que estiman que, en España, el mercado de los medicamentos para la disfunción eréctil ronda los cuatro millones de unidades al año.Indudablemente, los números dan cuenta de un fenómeno de imparable avance: el uso recreativo de drogas que busca acompañar un modelo de sexualidad deportiva donde todo vale con tal de batir récords (o al menos no fallar en el intento).

¿Quiénes integran ese ya consolidado público? "Vienen muchos hombres mayores, pero también vienen hombres más jóvenes, que lo usan para lograr un mejor rendimiento para una noche más larga. También vienen mujeres, en las que no hay disfunción sexual, sino mucho problema de falta de estimulación, de no tener ganas, de estar cansadas, estresadas. Vienen con la líbido baja y quieren levantarla", nos dice cualquier farmacéutica haciendo guardía nocturna.

Viagras naturales versus complejos vitaminicos naturales

Es tanta la presión actual en cuanto al sexo que nadie escapa a toda esta información, de igual modo, nos compramos un dildo o vibrador, cosa que hace 20 años era impensable, nuestras expectativas sexuales son muy altas y todo el mundo quiere estar en pleno auge y "presumir" de buen amante.

Desde tiempos ancestrales, el ser humano a convivido con las drogas, ya sea como uso lúdico o si eras un chamán y necesitabas conectar con mundos paralelos de clarividencia. En el sexo no es menos, las drogas sintéticas o no, son utilizadas cada vez más, esperando nos resuelvan nuestros problemas originados por el estrés y vidas desordenadas.

Y aunque no es una cuestión de edad –“muchos hombres son capaces de retener su virilidad sexual hasta bien entrados los 80 años,sería absurdo negar que, como dice el refrán: “Cuantos más años a cuestas, más te cuesta y menos te acuestas”.

Casi la mitad de los hombres mayores de 40 años sufre disfunción eréctil en algún grado. O sea, más de 150 millones. En el 80% de los casos, la causa es una escasa circulación sanguínea en el pene. “Es muy importante no confundir este problema con otros, como eyaculación precoz, pérdida de la libido, etc.”Una cosa es que puedan aumentar la libido, y otra distinta es que sean capaces de mejorar fisiopatológicamente la disfunción. Sería aventurado decir que cualquiera de estos productos es per se una solución para la disfunción eréctil. Por otra parte, obcecado por su rendimiento en la cama, el hombre a menudo olvida que la disfunción es un síntoma, un toque de atención para averiguar el motivo. “En algunos casos puede considerarse como marcador y preludio de enfermedad cardiovascular. Un correcto tratamiento farmacológico para ese riesgo cardiovascular incidiría en una mejora de la disfunción”. Pero como en las fotos de Instagram, mejor el postureo y el parecer un gran amante que buscar solución médica.

Por desgracia el problema no queda en activos maduros de 50 años para arriba, el nuevo fenómeno sexual que recorre España. Se vende por internet y responde al nombre de Furunbao, Procedente de China, este aparece en la lista de medicamentos ilegales en España  y promete un aumento del deseo sexual y de la sensibilidad, y su mercado es para chicos de 20 a 30 años.

Los compradores son jóvenes, sin problemas de erección y con la intención de mejorar sus relaciones más íntimas hasta alcanzar ese orgasmo eterno. O eso piensa Fran, que tiene 24 años, es de Almería y lleva un año "enganchado" al Furunbao. "Es mucho mejor que la viagra porque el pene solo se pone erecto si hay una estimulación sexual previa y no estás todo el día con la erección",nos cuenta. Similares sensaciones refiere Marcelo, abulense de 25 años, que tiene siempre en la cartera una pastilla de color ocre con la que asegura "satisfacer como nunca lo había hecho" a su novia, con la que lleva siete años.

Este nuevo fenómeno sexual que recorre vía postal la Península se encuentra en internet. Al teclear Furunbao en el buscador aparecen 57.700 resultados. Pero sólo hay tres páginas españolas dedicadas exclusivamente a su venta.

"Produce una erección consistente". Una hora después de consumir la pastilla se empiezan a notar los efectos ante una estimulación sexual.

"Aumenta la sensibilidad y apetito sexual". Pasan pocos minutos entre la eyaculación y la siguiente erección.

"Incrementa la duración de la erección". La relación sexual puede durar incluso horas sin llegar a eyacular.

"No es adictivo". Depende de la persona que lo consuma. Mario, con 27 años y sin ningún problema de disfunción eréctil, dice que esta pastilla es lo único que hace que tenga relaciones sexuales satisfactorias. "

Los expertos advierten del peligro de consumir este tipo de productos sin ningún certificado oficial. Es más, en la Red de Alertas Sanitarias de la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios, el mencionado Furunbao aparece como un fármaco ilegal. La agencia de medicamentos del Gobierno portugués ya ha advertido sobre los riesgos de este producto, en particular, para individuos con problemas cardiovasculares.

"El año pasado se retiraron 13 potenciadores sexuales naturales en España porque contenían medicamentos que solamente se pueden vender con receta médica", cuenta el doctor Fernando Salas, que sabe que es muy difícil de controlar el mercado de este tipo de productos que se venden a través de internet. "El gran problema aparece cuando lo mezclan con alcohol y otras drogas más fuertes.

 

¿Es necesario todo esto?

La inseguridad, el temor al fracaso y la fantasía de una superrespuesta o un gran rendimiento sexual.

"Hay una cierta presión social, de un lado y del otro, de los hombres y de las mujeres, que hace que uno quiera ser el mejor en el sexo -opina Federico, de 25 años, soltero, que habitualmente utiliza pastillas azules-. Hoy uno está compitiendo con todo el mundo: con el otro, con la persona con la que vas a estar... porque si rendiste mejor te vas más satisfecho, y a su vez está la competencia con anteriores parejas. A veces, incluso, uno quiere asegurar un gran rendimiento sexual para que después hablen bien de uno".

"Los jóvenes recurren a estos medicamentos para competir entre amigos, y decir «yo tomé», a ver cuánto duro, a ver cuántos orgasmos tengo. O la usan para situaciones especiales, como un trío, y escuchás que te dicen que toman la pastillita azul porque tienen que rendir bien y empiezan con la cosa machista de que se pueden aguantar dos, tres, la que venga. No hay duda de que la mayoría de ellos vigorizan, pero hay que tener cuidado. No hay ningún tipo de explicación de detalles sobre los manufactureros, ni te dice los efectos secundarios ni los ingredientes que tiene ni en cuánta gente se ha probado ni en cuántos ha funcionado. Hay un riesgo en esto.

Impotente.

Esa palabra es capaz de destruir la autotestima varonil en un segundo.  El pánico que sienten solo con oírla es brutal.El vínculo del hombre con su miembro masculino es un asunto ancestral. Es que, en alguna parte de su código genético, está grabada la creencia de que mientras más despliegue de fortaleza y resistencia tenga en el acto sexual, más macho es. Él (hombre) quiere tener sexo todos los días y quiere hacerlo bien todos los días. Es como una obsesión.

 Mi consejo a los hombres es que consulten a un profesional de la salud antes de ingerir cualquier producto para aumentar el vigor sexual, “ya que éstos pueden tener efectos secundarios –al igual que cualquier medicamento–, reaccionar con otros medicamentos o empeorar condiciones de salud”.

Al fin y al cabo ningún sexo ni persona debería ser exclavo a tanta presión social.



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz