¿Eres adicto al sexo?

Aunque se pueda bromear con el término, la adicción al sexo es un problema psicológico que puede traer graves consecuencias sobre la vida y relaciones sociales de quienes la padecen.

Algunos de los síntomas que reúnen los adictos al sexo incluyen un patrón repetido de fantasías sexuales y el recurrir a la actividad sexual en respuesta a estados de ánimo desagradables como el estrés o la depresión.

 

Además, estos individuos no consiguen tener éxito en sus intentos de reducir o frenar su actividad sexual cuando se dan cuenta de que esta es problemática. "Mucha gente usa el sexo de vez en cuando para escapar del estrés, esto es algo normal. El problema es que para estos pacientes se trata de una conducta constante, que se intensifica hasta tal punto que el deseo sexual controla todos los aspectos de sus vidas, y además se sienten impotentes en sus esfuerzos por cambiarla", explica Rory Reid, uno de los autores del trabajo, que se publica en la revista Journal of Sexual Medicine.

Pero existe una polémica sobre si la gente puede volverse adicta a los comportamientos sexuales, incluido ver pornografía.

Y a pesar de que los expertos están de acuerdo en que no es una adicción "química", como podría serlo la heroína o el alcohol, algunos opinan que sí podría hablarse de algo más que un simple desorden del comportamiento.

En un intento por arrojar luz sobre el tema investigadores de la Universidad de Cambridge, en Reino Unido, realizaron escáneres cerebrales a 19 hombres adultos mientras estos visualizaban imágenes pornográficas.

El estudio mostró que se activaban los mismos centros de recompensa que los que se activan en el cerebro los de los adictos a las drogas cuando ven su sustancia predilecta.

Dos de los hombres que participaron en el estudio habían perdido su empleo tras consumir porno en el lugar de trabajo, y cuatro de ellos dijeron que la pornografía era una forma de evitar las agencias de prostitución y los fetiches.

Todos ellos estaban obsesionados con pensamientos y comportamientos sexuales, pero no está claro que sean "adictos" de la misma forma en que los fumadores son adictos a la nicotina.

Algunos investigadores argumentan que sus características se asemejan más a las de aquellos que sufren un desorden obsesivo-compulsivo.

Porno

Escáner del cerebro

El equipo de investigadores responsables del estudio usó imágenes obtenidas por resonancia magnética para observar los cambios que se dan en la actividad cerebral cuando se ven videos pornográficos.

Luego compararon los resultados obtenidos entre gente que reporta un comportamiento sexual compulsivo y personas sanas.

Los resultados, publicados en la revista PLoS One, mostraron mayores niveles de actividad en aquellos "adictos" en tres partes específicas del cerebro: el estrato ventral, el córtex del cíngulo anterior y la amígdala.

Esta conducta sexual termina siendo utilizada como un mecanismo de evitación, es decir, se utiliza para “escapar” de sensaciones desagradables, como tensión, ansiedad o malestar físico más que como una manera de procurarse placer.

Es muy habitual, aunque no determinante ni condición indispensable, que en estas personas se dé una infancia con problemas y con ambientes familiares muy desestructurados, lo que podría explicar cierto sentido de compensación buscando en este modo de relación sexual el amor del que carecieron en la infancia. (Investigaciones muestran que un 60% de los adictos sexuales fueron abusados en su infancia).

Los adictos sexuales frecuentemente no entienden su modo de actuar y pocas veces son conscientes de su problema, para ellos puede ser un modo de amar o una necesidad más que tienen, normalizando y racionalizando su conducta como si se trata de una necesidad vital como el “comer cuando se tiene hambre”. Es frecuente que la toma de conciencia venga a raíz de problemas que su conducta les termina produciendo (problemas de salud por infecciones de ETS, problemas con la pareja, problemas con la justicia, problemas laborales…). También es frecuente en estas personas el abuso de sustancias adictivas como el alcohol, cocaína, marihuana…

¿Cómo saber si es adicto?

Según los expertos, responder este cuestionario de forma honesta puede ayudar a identificar si una persona es ‘sexodependiente’:

1.¿Se preocupa, se siente culpable o se avergüenza de lo que ha sido su vida sexual?

2.¿Piensa que sus tendencias sexuales son tan desenfrenadas, que a veces no las puede controlar?

3.¿Se mete en problemas por dejarse llevar de sus impulsos y deseos sexuales?

4.¿La necesidad de pornografía o de relaciones sexuales hace que descuide y desatienda a sus seres queridos?

5.¿Su mente se mantiene pensando en sexo la mayoría del tiempo?

6.¿Esta frecuentemente cambiando de pareja sexual?

7.¿Busca relaciones sexuales con personas de un nivel socioeconómico más bajo que el suyo?

8.¿A pesar de que le agrada hacer el amor con su pareja, frecuentemente ve pornografía, se masturba o tiene relaciones sexuales con otras personas?

9.¿Dedica a la pornografía y el sexo gran parte del tiempo que debería dedicar a sus responsabilidades familiares, laborales o académicas?

10.¿Alguna vez ha pensado que necesita ayuda profesional para organizar tu vida sexual?

Comportamiento normal

Según el especialista, se considera un comportamiento sexual normal el de aquellas personas que tienen sexo una vez al día, todos los días, e Incluso dos o tres veces por semana. Sin embargo, las personas que tienen relaciones una vez cada 15 días, están en el rango de bajo deseo sexual. Tener sexo dos o tres veces al día ya es considerado como una adicción que debe ser tratada. 

Conducta adictiva

* Según los especialistas, es fácil confundir el deseo sexual normal con la conducta con compulsión adictiva y satisfacción.

* El sexo adictivo es hecho aisladamente, es decir que el adicto está separado mental y emocionalmente de una relación humana de contacto. 

* La obsesión abrumadora con su propia satisfacción impide ver a los adictos sexuales los efectos perjudiciales que su comportamiento está teniendo con otros, e incluso consigo mismo.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz