Erotismo y comida. Lo más “IN” en paladar sexual

Sin duda hay una especial relación entre la comida y el sexo o el erotismo.

Se da una convergencia tan estrecha que se usan con frecuencia como sinónimos, de manera que se habla de apetencia, degustar en ese sentido amoroso sexual y también culinario. "Darse el filete" o "magrearse"... "Echar un polvo" tiene relación con echar levadura en la masa de pan y tiene sentido metafórico: el cuerpo femenino, como la masa, se levanta,crece y se embaraza.

Cuando éramos pequeños nos decían muchas veces aquello de "con la comida no se juega". Pues bien, ahora que somos adultos podemos hacerlo. El sexo y la comida son dos de los mayores placeres que nos ofrece la vida, así que ¿por qué no disfrutarlos a la vez?

Hoy  quiero hablarte del splosh, una nueva práctica sexual que consiste en embadurnar el cuerpo de comida y realizar todo tipo de juegos eróticos con ella.

El término deriva de la onomatopeya inglesa splosh, que se utiliza en los cómics para representar el sonido de un pastel estrellándose en la cara de un personaje. El concepto splosh empezó a asociarse a esta práctica sexual en 1989, cuando salió a la luz una revista erótica inglesa llamada de dicha forma especializada en fotografías relacionadas con esta curiosa variante del fetichismo.

Los alimentos más utilizados para practicar splosh suelen ser los de sabor dulce y textura pringosa: miel, chocolate, vainilla, nata, champán, etc. No obstante, la variedad de opciones para l@s más atrevid@s es infinita: yogur, fruta, pasta, kétchup, mayonesa...

En un principio, el splosh se refería únicamente al fetichismo del cuerpo cubierto por comida, pero en los últimos años ha ido englobando otros elementos denominados wet and messy (húmedo y sucio), como pueden ser el aceite, el barro, la pintura o simplemente el agua empapando la ropa.

Body sushi: placer para el paladar y la vista

Hace siglos los orientales descubrieron la peculiar relación que existe entre la comida y el erotismo. Con el paso del tiempo, en Occidente hemos ido tomando nota de sus avances en la materia. Buena prueba de ello es la nueva modalidad erótico-gastronómica que recientemente hemos introducido tanto en Europa como en nuestro país.

Hablamos del body sushi (en japonés nyotaimori, que literalmente significa "presentación sobre cuerpo femenino"), una curiosa y divertida práctica que consiste en servir la comida japonesa sobre el cuerpo de una mujer u hombre desnudo, que ejerce la función "bandeja humana".

Según los que l@s que alguna vez han estado presentes en una de estas cenas eróticas, el body sushi es altamente sensual, erótico y un auténtico placer para los sentidos, ya que el calor corporal mantiene el sushi a una temperatura ideal. Además, el body sushi es una práctica totalmente higiénica, ya que se usan grandes hojas verdes para evitar que los alimentos toquen directamente la piel de el/la modelo. Asimismo diversas decoraciones florales ocultan las partes más íntimas del cuerpo en cuestión.

El body sushi se convierte de esta forma en una sugerente opción para los amantes de la comida japonesa, ya que ahora además de exótica también puede resultar de lo más erótica.

La pregunta es... ¿te atreverías a comer sobre un cuerpo desnudo?

Rutas de tapas eróticas

Fue hace un par de años cuando diversas ciudades españolas pusieron de moda esta peculiar y a la vez tan erótica variedad de algo tan tradicional como es la tapa, que hasta poco tiempo no tenía otra función que acompañar a la copa de vino, refresco o cerveza que nos estuviésemos tomando.

Pues bien, cada vez son más los municipios que se van sumando a la idea de instaurar rutas de tapas eróticas. En ellas suelen participar varios bares y restaurantes de la localidad, cada uno de lo cuales ofrece al menos un pincho cuya singular composición o forma de presentación suponen un divertido guiño a la temática erótico-sexual. Fuengirola, Zaragoza, Santiago de Compostela o Avilés, entre muchas otras ciudades, ya han permitido a sus vecinos y visitantes hacer un interesante recorrido a través del cual degustar estos sugerentes manjares.

Los organizadores de estas rutas aseguran que no pretenden escandalizar ni molestar a nadie, aunque como es normal, la iniciativa ya tiene sus detractores, que consideran que la idea puede herir algunas sensibilidades. De momento, lo único cierto es que los establecimientos están muy contentos con los resultados. Y es que en algunas ciudades se reparte incluso un pasaporte que los comensales deben ir sellando con tapa probada, y que una vez completo les permite entrar en el sorteo de un glamuroso viaje.

"El paquete torero", "Banana alegre", "La sonrisa vertical" o "Bolas chinas" son algunos ejemplos de estas sensuales creaciones, que irrumpen cada vez con más fuera en el panorama gastronómica español. No lo pienses más y ¡anímate a hacer una de estas rutas eróticas! ¿Quién sabe? Puede que más de un@ aproveche la excusa del tapeo erótico para conseguir seducir a esa persona que tanto le atrae...

Si en tu caso te queda algo lejos la ciudad más próxima en la que se realice la próxima ruta o directamente eres de l@s que prefiere quedarse en casa, siempre te puedes montar tu propio menú erótico: pinta las partes más íntimas de tu pareja con el chocolate con pincel shunga o embadúrnala con un aceite para masaje comestible de menta, vainilla, frutas exóticas o cualquier otra variedad y ¡ponte las botas! Además, cuando suba vuestra libido ya estaréis en casa...

Restaurantes Eróticos

Sin duda hay un gran abanico de posibilidades en cuanto a mezclar comida con el sexo. Si no queréis quedaros en casa, una cena erótica no es un mal plan.

En Madrid la diversión más erótica te espera en El Templo del Placer, un restaurante erótico donde humor y erotismo se combinan para una cena espectáculo inolvidable. Tras la cena entrará a escena Endorfina Power, mitad hombre mitad mujer (fruto de una noche de pasión y lujuria entre el Doctor Endorfino y la diosa Endorfina), que sacará el lado más oscuro y perverso de los invitados, provocando en ellos las reacciones más divertidas e inesperadas.

En la zona de Bonalba (Alicante) los naturistas tienen su local de peregrinaje en el restaurante Olivers, donde los sábados podrás degustar excelente cocina internacional ¡mientras vas completamente desnud@! De todas formas, visto el éxito de esta iniciativa, el propietario del local no descarta ampliarla a otros días de la semana.

Si estáis en Tenerife os encantará cenar en Innato, un restaurante nudista que ofrece un buffet afrodisíaco. (Si queréis saber más sobre ello os interesa nuestro post anterior).

continuando con la variedad de restaurantes eróticos también esta Escrúpulos en Buenos Aires , un restaurante donde se comparte todo, menos los platos. El lugar está diseñado y pensado para parejas swinger.

Los comensales se sientan junto a su acompañante, piden lo que van a comer y al terminar la cena pueden irse con la chica o chico de la mesa de al lado. Sin escándalos ni peleas, ideal para amantes del sexo libre y sin compromiso.

Así que las posibilidades son muchísimas, no os quedéis solo con el "númerito" de comeros un plátano delante de vuestra pareja o jugar con chocolate...improvisar, investigar y salir, porque el erotismo está en todas partes esperando a ser descubierto.

Si te ha gustado, quizás te interese: Tu despensa erótica

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz