Es tiempo de cerezas….

Tumbado en el sofá del salón puedo observarla. Está trasteando por la cocina buscando algo fresco que llevarse a la boca. Abre el frigorífico y las ve, rojas , brillantes, carnosas, plenas de jugo, provocadoras y cruelmente bellas.

Ese bol repleto de cerezas ha iluminado esa sonrisa maléfica. Ha cogido varias y se las ha colocado en el canalillo del pecho, quiere sentir el frescor de la fruta fresca sobre su piel cálida.

Es algo que la refresca y a la vez la provoca.

Se mete una en su boca, másticandola, saboréandola y a su vez a llenado un pequeño vaso de agua. Se ha desbordado algo de agua por la comisura de sus labios y se ha empapado la camiseta. Mientras yo en el sofá, disfruto doblemente.

Ella es pura sensualidad.

Se sienta en la meseta fría de mármol, y con el bol helado entre las piernas me mira y se mete un cereza en la boca, despacio, muy despacio.

Juguetea con ella entre sus dientes, ofreciéndomela.

Yo echo ligeramente la cabeza hacía atrás, suavemente me voy acercando, a la vez que sonrío con cara de deseo.

Poso mis labios sobre los suyos.

Le robo la cereza, la muerdo.

Dejo que el jugo caiga sobre su cuello y lamo el rastro con mi lengua. Después beoso. pequeños,y largos.

Besos con lengua.

Besos y más besos.

Meto una cereza, despacio en su boca.

Dejo el rabito fuera, mientras la  miro fijamente.

La saco se la hago lamer y después me la como yo.

Recordad el bol está lleno y tenemos jugar, muchas ganas de jugar....

Es tiempo de cerezas.



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz