¿Hombres, deberían dejarse meter el dedo?

El culo merece una oportunidad. Es el momento para que dejes a un lado los prejuicios y te anime a explorar –en soledad o con ayuda de su pareja– esta parte del cuerpo. La experiencia, puede llegar a ser alucinante.

Se habla de un orgasmo intenso, prolongando, que te dejará las piernas temblando y los ojos como la niña de la película ‘El exorcista’ (en blanco).

Os voy a dar varias razones para quitarle misterio al tema y ponerle fin a este tabú. Con mucha sabiduría os recuerdo que cualquier zona del cuerpo puede ser placentera porque “somos grandes órganos sexuales caminando por las calles”.

Además disfrutar sexualidad es un proceso de aprendizaje –de acierto y error– que necesita mentes libres.

Te presento algunas razones y consejos para que te dejes consentir por el culo:

Hay que explorar

No es fácil tomar la decisión. Por eso, el primer paso es dejar a un lado los prejuicios y dedicarse a explorar el cuerpo. Ten en cuenta que en el ano puede ser una fuente de placer porque tiene millones de terminaciones nerviosas que van a responder a la estimulación.

Además, se cree que es el camino más corto para llegar al punto G del hombre (la próstata).

Otra de las razones para hacerlo es que  muchas mujeres, así como los hombres, tienen la fantasía de penetrar a su pareja. ¿Por qué no complacerlas?

¡Macho!

 

 

La preocupación más frecuente de los hombres heterosexuales en este asunto es su orientación sexual. Muchos no contemplan la posibilidad porque creen que van a dejar de ser machos y sus preferencias sexuales van a cambiar. Mentira.

“Creen que la heterosexualidad es algo muy frágil y se rompe como un cristal. Lo cierto es que erotizar partes del cuerpo no determina la orientación sexual de nadie”, dice Flavia.

Lo ideal es despejar la mente si quieres tener un goce pleno de la sexualidad. También debes ser honesto contigo mismo y darte cuenta de lo que te estas perdiendo por miedo a dejar de ser un “hombre".

Y si te cuesta mucho, puedes someterte a una terapia con un sexólogo para desbloquear ciertas partes del cerebro y entender la normalidad del cuerpo y de la sexualidad.

¿Cómo hacerlo?

Todo depende de tus preferencias. Pero el primer paso es relajarte, conversar con tu pareja y prepararse. Si decides hacerlo sólo, puedes comprar un masajeador para la próstata en cualquier sex shop.

No hay una receta para la estimulación. Todo depende del gusto y límites de cada uno. Hay que ir despacio y descubrir en el camino.

Entre las posibilidades hay objetos fálicos, vibradores, el dedo (se recomienda usar el dedo corazón y tener las uñas cortas y muy bien arregladas) y la lengua (la favorita de muchos).

Recuerda que siempre es necesario usar una buena cantidad de lubricante y condón para evitar Enfermedades de Transmisión Sexual.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar