Incrementar el deseo sexual (ellas) con la ciencia

Qué motiva a las mujeres para querer practicar sexo? El deseo sexual femenino no es sólo hormonal, podría estar relacionado con la estabilidad emocional de la ellas

Foto: Hasta un tercio de las mujeres adultas pueden experimentar deseo sexual hipoactivo... ¿Qué puede aumentar sus ganas de practicar sexo? (iStock)

Tener una sensación de salud y bienestar general son clave para que las mujeres tengan un mayor deseo sexual

Al margen de la influencia de los niveles de testosterona en el organismo y al hilo de los resultados del estudio, a la hora de hablar de relaciones sexuales, una máxima es que la confianza en una misma es más importante que la que se tenga con la otra persona.

El viagra femenino

Actualmente se están investigando algunos medicamentos que pueden reforzar la libido femenina pero todavía no hay un tratamiento. Y eso pese a que, como explica Christensen, “hasta un tercio de las mujeres adultas pueden experimentar deseo sexual hipoactivo” (bajo interés en practicar sexo).

 

El deseo sexual y la excitación tienen su origen en el hipotálamo (la parte más primitiva del cerebro) donde se dan una serie de conexiones y reacciones químicas que hacen que el cuerpo esté preparado –y deseoso– de practicar sexo.

Hasta ahora se sabía que, en ambos sexos, en esta reacción biológica influye principalmente el aumento de los niveles de testosterona en la sangre. Sin embargo, parece que surge una diferencia más entre hombres y mujeres…

Según un reciente estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, el deseo sexual femenino no es puramente hormonal sino que está relacionado los con la estabilidad emocional de la mujer con la otra persona.  

Como explica Jen Christensen en un artículo publicado en la edición digital de CNN, esta investigación demuestra que “las mujeres necesitan algo más que un simple encendido”.

El papel de la testosterona

La ciencia explica el deseo sexual en base a los niveles de testosterona en sangre. En el caso de los hombres, esta hormona les ayuda a mantener la erección durante el coito, mientras que para las mujeres actúa especialmente aumentando su libido.

La testosterona en sangre no es determinante en que las mujeres se muestren más o menos dispuestas a querer practicar sexoSin embargo, el doctor John Randolph, director de la investigación, y su equipo parecen haber encontrado que el papel de la testosterona en las mujeres no es tan importante como otros factores psicológicos.

De hecho, en el caso de las mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia o aquellas a las que se les han tenido que extirpar los ovarios, los niveles de esta hormona son mucho más bajos, y, sin embargo, han demostrado que no tiene por qué ser determinante en sus grado de excitación y deseo sexual.

El deseo sexual y la excitación tienen su origen en el hipotálamo (la parte más primitiva del cerebro) donde se dan una serie de conexiones y reacciones químicas que hacen que el cuerpo esté preparado –y deseoso– de practicar sexo.

Hasta ahora se sabía que, en ambos sexos, en esta reacción biológica influye principalmente el aumento de los niveles de testosterona en la sangre. Sin embargo, parece que surge una diferencia más entre hombres y mujeres…

 

Según un reciente estudio publicado en la revista Journal of Clinical Endocrinology and Metabolism, el deseo sexual femenino no es puramente hormonal sino que está relacionado los con la estabilidad emocional de la mujer con la otra persona.  

Como explica Jen Christensen en un artículo publicado en la edición digital de CNN, esta investigación demuestra que “las mujeres necesitan algo más que un simple encendido”.

 

Es decir, la testosterona en sangre no es determinante en que las mujeres se muestren más o menos dispuestas a querer practicar sexo. La pregunta está clara. Si el deseo no responde a una respuesta química del organismo: ¿qué necesitan las mujeres?

El estado de ánimo y tener una sensación general de salud y bienestar, es clave para que las mujeres tengan un mayor deseo sexual. (iStock)
El estado de ánimo y tener una sensación general de salud y bienestar, es clave para que las mujeres tengan un mayor deseo sexual. (iStock)

La combinación perfecta: deseo sexual y el bienestar emocional

Los resultados del estudio mostraron que las mujeres cuyo estado de ánimo era más estable y se sentían tristes en menos ocasiones, sentían un mayor grado de deseo sexual y mantenían relaciones más placenteras.

Estar satisfechas emocionalmente en su relación tenía más influencia en el deseo sexual que los niveles de testosterona u otros factores biológicos.

Según este estudio, “el estado de ánimo y tener una sensación de salud y bienestar general, son clave para que las mujeres tengan un mayor deseo sexual”, explica Randolph.

No, no falta una pareja

No es que el estudio determine que haga falta una pareja. En todo caso, se habla de la estabilidad emocional de las mujeres como factor influyente en su apetito sexual.

Estar y sentirse bien con ellas mismas aumenta su seguridad y por tanto ayuda a disfrutar más de todos ámbitos de la vida, incluido el sexo.

Randolph opina que “no es justo que en el caso de las mujeres no pueda solucionarse con una pastilla”. Dado que, según lo observado, la solución no está en la testosterona, el doctor sugiere que las mujeres que no estén satisfechas con su bajo deseo sexual y no tengan ningún problema hormonal diagnosticado, pueden acudir al médico para analizar qué factores psicológicos pueden estar influyendo.

Inteligencia
En un experimento con más de mil parejas de hermanas gemelas, científicos del King?s College de Londres demostraron que las mujeres con más inteligencia emocional -habilidad para gestionar los sentimientos propios y ajenos- tienen el doble de orgasmos que el resto de las féminas. Según Tim Spector, coautor del estudio, a raíz de los resultados no cabe duda de que "la inteligencia es una ventaja incluso en la cama".

Hasta ahora los intentos por crear una “Viagra femenina” –mal llamada así porque lo que entendemos por Viagra no aumenta el deseo en los hombres, sino que les permite la erección– no habían sido demasiado exitosos y los profesionales combatían el DSH con derivados de la testosterona, como los parches Intrinsa.

El pasado año Tefina irrumpió en el mercado. Se trataba de un gel intranasal basado también en esta hormona que, inhalado dos horas antes de la actividad sexual, aumentaba la libido y, al mismo tiempo, mejoraba el riego sanguíneo en los órganos genitales, lo que facilitaba el orgasmo. Lo novedoso de este fármaco no era tanto su composición sino su aplicación, solo cuando la situación lo requería, como ocurre con la Viagra.Parece evidente que hay neurotransmisores que juegan papeles decisivos en el desarrollo del deseo sexual, pero hay dos especialmente importantes: la testosterona, que provoca la segregación de dopamina, y la serotonina, que hace que su presencia disminuya.

Las píldoras del doctor Tuiten –ha diseñado dos versiones hermanas–, elevan temporalmente los niveles de dopamina, logrando así que aumente la excitación. Ambas tienen testosterona, pero su composición es distinta. Lybrido contiene un elemento similar al de la Viagra que aumenta el flujo sanguíneo en los genitales, algo que ayudaría a la testosterona a aumentar el deseo. Lybridos, por su parte, incluye un compuesto llamado buspirone usado para combatir la ansiedad. Si se toma a diario, aumenta los niveles de serotonina, pero al tomarlo en un primer momento, su efecto es el contrario: suprime los niveles de serotonina en el cuerpo, lo que conlleva un aumento de la dopamina.

Nerve Cell Pulse

Si esta idea fuera cierta, sería contraria al tópico con el que hemos crecido y que dice que los hombres son por naturaleza más promiscuos –su semen debe cubrir al mayor número de hembras posible, para asegurar la supervivencia de la especie–; mientras que la mujer encaja más en la monogamia, el entorno ideal para formar una familia y criar a sus hijos.

 

A mi parecer todo son tópicos, no hay mujeres más promiscuas o liberales, cada una es como es en esencia, y quizás la ciencia del cuerpo humano, si tenga mucho que ver en cuanto a su actitud con el sexo.

Si te ha gustado puedes leer: Test de coeficiente erótico



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz