La vasectomía

La vasectomía es un método anticonceptivo quirúrgico. Eso significa que para poder realizarla habrá que someterse a una operación que, como tal, conlleva riesgos y conllevará un post operatorio.

Es una intervención más sencilla que el equivalente en la mujer, que sería la ligadura de trompas. Al contrario que en el caso de la mujer la vasectomía puede ser reversible en algunos casos y, aunque en teoría es del todo efectiva puede haber en algún caso que falle.

La vasectomía no afecta a las relaciones sexuales. El hombre seguirá teniendo erecciones y eyaculando. La única diferencia es que en el semen no habrá espermatozoides, ya que estos no podrán llegar. De hecho, desde que se produce la intervención hasta pasado un tiempo se debe utilizar un método anticonceptivo alternativo, puesto que pueden quedar espermatozoides en los conductos. El médico os dirá cuándo podéis utilizar la vasectomía como único método anticonceptivo.

La única manera de que afecte a las relaciones sexuales puede ser porque el hombre no esté del todo contento por no “ser fértil” pero esto no debe afectar a la sexualidad.

La vasectomía solo afecta a la fertilidad, nunca a las erecciones ni a la eyaculación. Las sensaciones tanto del hombre como de la mujer serán las mismas.

¿Por qué la vasectomía puede afectar psicológicamente?

Pues bien, socialmente se habla de potencia, de soldaditos, de campeones y parece dársele mucha importancia.

 

Pero a ver, si ya no queremos hijos, ¿para qué queremos “soldaditos”?

La vasectomía es una forma de realizarse una intervención y olvidarse de la anticoncepción. Seguiréis teniendo erecciones, eyaculaciones y relaciones sexuales. Lo único que sin bebés. ¿Qué problema hay en ello? ¿A quién le importa si podemos o no seguir reproduciéndonos si ya no queremos?

Si una de las funciones de las relaciones sexuales es el disfrutar y si de hecho es lo que nos interesa cuando decidimos realizarnos una vasectomía ¿para qué necesitamos seguir pudiendo reproducirnos?

Evidentemente someterse a una intervención para eliminar la función reproductiva es un paso muy importante y que debe ser hablado y decidido entre ambos miembros de la pareja. Si simplemente alguien sin pareja quiere realizarse esta intervención porque no quiere hijos no es algo muy recomendable. No es un método válido para relaciones sexuales esporádicas ya que no nos protege de las infecciones de transmisión sexual, que es algo que debemos tener en cuenta a la hora de mantener relaciones sexuales, sobre todo con personas que no conocemos o conocemos poco.

El análisis de los resultados de un exhaustivo estudio entre varones de diferentes edades reveló que de las 76 parejas, el 93% de los varones volvería a realizarse la vasectomía y el 96% de sus parejas femeninas recomendaría la intervención. Respecto al dolor postoperatorio, la media fue de 3,5 puntos en una escala del 0 al 10. Respecto a la función sexual, las mujeres mostraron una mejora significativa del deseo, laexcitación, el orgasmo, la lubricación y la satisfacción sexual, evidenciando el impacto positivo de la vasectomía en la vida sexual.

Atrás quedarón ya, las cortadas de "rollo" por pararse en medio de la relación a ponerse un preservativo, o el miedo psicólogico de la pareja ante un embarazo no deseado con la posible rotura de este. Sabemos no hay método infalible ni 100% fiable, pero este sí nos brinda la tranquilidad dentro de la pareja, si ya no queremos más hijos y poder tener relaciones sin ningún tipo de trauma o tabúe impuesto.

 

Podemos concluir que la vasectomía produce como efecto secundario una participación más entusiasta de la pareja y, por tanto, una mayor satisfacción para los dos.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz