Los secretos de la industria del porno (2)

En estos tiempos en que el porno es accesible en décimas de segundo, en que puedes encontrar en internet la variedad que quieras y con características tan particulares como quieras; a veces se nos olvida que, después de todo, los que están ahí son actores que están haciendo un trabajo y que ese trabajo es mucho más difícil de lo que nos imaginamos. Aquí te cuento algunas de los secretos de esta industria.

EL TIEMPO REAL Y EL TIEMPO DEL VIDEO

no veas eso

Para un video de 40 minutos, los actores pueden estar hasta 12 horas en el set grabando. ¿Te imaginas lo agotador que es? Obviamente, hay muchísimos cortes de cámara; en ellos, los actores van al baño, toman agua, se fuman un cigarro o simplemente descansan pues se sienten muy cansados. 

En este sentido, comprenderás por qué es ridículo que quieras “reproducir” videos porno tal y como los ves; es prácticamente imposible, en la vida real ni las mujeres ni los hombres podrían aguantar las posiciones o los tiempos de los actores porno, simplemente porque el porno se edita y lleva horas y horas de trabajo. No te compres las mentiras del porno, son eso, mentiras.

SOBRE LAS ERECCIONES 

asustado

Muchas de las exigencias para los actores porno van en contra de la naturaleza en varios sentidos: introducir cosas de tamaños desproporcionados, posiciones sexuales completamente incómodas y, por supuesto, todo lo que tiene que ver con las erecciones y las eyaculaciones.

De verdad, los actores masculinos pueden sufrir mucho debido a este tema.

Un actor porno debe dar el ancho con su miembro, es decir, más allá de si tiene buen cuerpo o no, debe mantener una erección firme por horas y eyacular en el momento en que la escena lo requiera.

Como esto es prácticamente imposible, la mayoría de los pornstars usan Viagra o medicamentos similares que, a largo plazo, pueden dañar seriamente su salud.

Respecto a la eyaculación, muchos actores y realizadores han confesado que en muchas ocasiones usan semen falso (hecho a base de edulcorante o azúcar glas); sobre todo cuando se trata de escenas de faciales o creampies; en estos casos, con los cortes de cámara necesarios, se da la ilusión de que es semen real. Bueno, al menos esto no pone en riesgo a los actores. 

LOS OLORES

asco

Según testimonios de trabajadores de la industria, ni en tus peores momentos te podrías imaginar el asqueroso olor de un set de grabación de películas porno; no quiero ahondar mucho en este punto, pues no se trata de que dejes de leerme para irte a vomitar, pero sólo piensa en la mezcla de fluidos (todos los fluidos) encerrados en un lugar en el que generalmente hace bastante calor. No es muy glamuroso que digamos.

LOS SQUIRTING

sorprendido

Una de las grandes decepciones para los afectos al porno. Según las propias actrices, un estimado del 80% de los famosos squirting (o eyaculación femenina) son simple y llanamente orina.

Así es, ante la dificultad de muchas actrices para eyacular de forma natural, muchas simplemente se hacen pipí mientras gimen y se retuercen como locas. Tómalo en cuenta para que luego no tengas falsas expectativas con tu pareja.

DEL SEXO ANAL

guácala

Una de las categorías del porno que más visitas genera es justamente el sexo anal; pero no se si esto continuaría siendo así si supiéramos todo lo que implica.

Como espectador, todo se ve muy bien y sorprendentemente limpio, pero para que tú veas eso, muchas cosas hay atrás. Las actrices se someten a lavados intestinales constantes y muchas toman medicamentos para dilatar el ano; obviamente, esto es malísimo para su salud.

También hay actrices que cuentan que todo el día anterior a la escena de sexo anal, sólo pueden comer caramelos macizos y agua, esto con el objetivo de evitar accidentes en plena grabación. Sin embargo (y no seré muy explícita), abundan las asquerosas historias de secreciones corporales expulsadas accidentalmente en este tipo de escenas.

Como verás, la realidad de la industria porno es mucho menos glamurosa y placentera de lo que podría parecer, y eso sin entrar en temas éticos, sociales y políticos, en los que la extorsión, el abuso y la explotación laboral siguen siendo constantes en el mundo. Así que si te gustan las películas de este tipo, procura ver producciones certificadas, como las de Erika Lust, que cuidan a sus actores y cuidan su contenido.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz