No todo va a ser follar ni mucho menos

A veces cuando pensamos en el mundo liberal nos vienen a la cabeza orgías, tríos, montoneras de gente conocida o no, momentos en los que el sexo en su estado más primitivo está presente… pero antes de llegar a ese tipo de encuentros, habrá algo…  

A veces cuando pensamos en el mundo liberal nos vienen a la cabeza orgías, tríos, montoneras de gente conocida o no, momentos en los que el sexo en su estado más primitivo está presente… pero antes de llegar a ese tipo de encuentros, habrá algo… no sé, una conversación, un juego de miradas, un algo que llame la atención de la gente no? Hablemos pues de la conquista, del momento del ligoteo, del flirteo, del roneo… de la seducción en sí misma.

Y es que, al menos yo, soy incapaz de visualizar un encuentro sin habérselo ganado antes, y no es cuestión de pasar una gymkhana, se trata de jugar para tantear y saber de alguna manera con quién vas a compartir tu intimidad.

Parece mentira la cantidad de información que se da sin hablar, sin necesidad de verbalizarlo todo. Las miradas, los gestos, la entonación, la postura de nuestro cuerpo está en constante armonía con nuestros pensamientos, y aunque no queramos transmitimos mucho a través de todo esto, por lo que… juguemos a conciencia a seducir utilizando nuestro cuerpo como arma seductora.

Utilicemos la cabeza para mantener el respeto y dejemos que el resto lo haga nuestro deseo.

Resultado de imagen de sexo gift

Y no es cuestión de hacer un máster sobre el lenguaje corporal, porque cuanto más se piense en lo que se hace, probablemente más artificial sea y por lo tanto tenga menos eficacia, se trata de disfrutar de ese juego, de observar y dejarse sentir por aquellas personas que te hacen sentir bien y flirtear, contonearse a su lado, pavonearse… dejar que sea el deseo el que mueva el cuerpo y permitiros que el placer de sentirse deseado o deseada sea el que hable por vosotros.

La clave reside en sentirse a gusto con un@ mism@ pues el autoestima es la fuente de la que mana la seducción. Es saber quiénes sois, y aceptar vuestra propia realidad para poder sacar lo mejor de vosotros mismos. Es presentaros a la sociedad con una actitud que denote de lejos que os queréis. Sentirse bien con uno mismo favorece que estemos más predispuestos a comunicarnos de manera positiva con el resto, potencia nuestros puntos fuertes, esos que harán que caigamos bien y nos ayudará a llevar mejor la negativa por parte del otro (en caso de que la hubiera… jejeje!!).

Y no se trata de un juego que prevenga nada concreto, no se juega a seducir solo para acabar en la cama, ni para conquistar corazones, ni para calentar pollas (como suele decirse), se trata de seducir para ser seducido o seducida, se trata de jugar sin más al juego que más grande puede hacernos sentir. Se trata de quererse y dejarse querer demostrando los encantos, que todos los tenemos!

Y es que bien lo decía Javier Krahe en su canción “no todo va a ser follar” hay muchas otras cosas que nos pueden hacer disfrutar de los otros y de nosotros mismos, solo es cuestión de tener las cosas claras para no confundir los roles que en el juego se establecen y entender el juego con una norma básica: el respeto.

Así que….. solo me queda decir: ¡Qué empiece el juego

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar