Prostitutas o puteros, ¿quién va primero? El huevo o la gallina..

¿Porque existen las prostitutas?¿Y los puteros? ¿Quién va antes el huevo o la gallina?.

Este es el claro ejemplo, como el oficio más antiguo del mundo continua perpetuamente entre nosotros, ya que la respuesta simple sería que la prostitución existe porque sigue las leyes de oferta y demanda, mientras haya quien pague por un rato de “placer” habrá otro que ofrezca ese “servicio” al mejor postor.

El término prostitución proviene del término latino, prostituere, que significa literalmente “exhibir para la venta”.

Los hombres tienen diversos motivos por los cuales acuden a las mujeres de la vida alegre, (como hace años se decía de tal oficio), algunos necesitan de variedad, y aunque están bien con sus parejas, sienten que necesitan de otras mujeres para complementar su vida sexual. A otros les atrae el peligro y disfrutan de ir en busca de un prostituta como si fueran de cacería, y es que lo prohibido siempre ha llamado la atención al ser humano.

Durante siglos los hombres han buscado de algún modo los encantos de la mujer y hoy en día, no existe un claro ejemplo de "putero", con tantas páginas que les ayudan a encontrar más fácilmente ese tipo de servicios.

Pero, ¿como era la prostitución en la antigüedad?¿a qué fecha debemos remontarnos para comprobarlo?

Siempre se dice que en el Imperio Romano se practicaba la prostitución  a gran escala y ellos fueron los pioneros en impulsar el intercambio de bienes por placer, algunos prostitutos masculinos esperaban en las esquinas de los baños a mujeres que solicitaran sus servicios. Según la jerarquía romana de la degradación sexual, un hombre sospechoso de practicar cunnilingus a una mujer se rebajaba más que uno que fuera penetrado por otro hombre. Se le imponía el estatus legal de infame, al mismo nivel que prostitutas, gladiadores y actores, lo cual le impedía votar y representarse a sí mismo ante un tribunal. Curiosamente se imponía por igual la prostitución masculina como femenina.

Los egipcios fueron los primeros en prohibir las relaciones carnales con las mujeres nativas o peregrinas domiciliadas en los templos y demás lugares sagrados de la época. En el antiguo Egipto, algunas mujeres, no siempre prostitutas, conocidas como felatrices, se pintaban los labios de un determinado color para dar a conocer su inclinación por esta práctica. En nuestra España profunda a estas mujeres se las conocía como "irse de picos pardos". Varias versiones, nos hablan de faldas de 4 picos en los que si la mujer que las vestía se recogía uno de ellos es que estaba dispuesta a tener algún tipo de “acercamiento” con un hombre (sin intercambio de dinero), incluso que si el pico recogido estaba sujeto por un lazo de color pardo o llevaba cosido en el extremo un trozo de tela de este color, es que era prostituta.

Así, muchísimas culturas muy anteriores a la nuestra, han convivido con este oficio del placer,remontándose históricamente hasta la antigua mesopotamia.( Los primeros enclaves de esta civilización datan el del 5000 a. C.)

Pero hoy en día, donde el sexo es algo espontáneo que se vende incluso subliminalmente en la publicidad televisiva, flota en el aire, con millones de webs, buscadores y páginas repletas de diosas del sexo, como la web putasrapidas.com , donde es muy fácil y sencillo contactar con ellas, nada  comparado como hace años en los que solo existían los burdeles y esquinas en las que buscar compañía femenina abierta de miras y piernas.

Hay tipos completamente diferentes de puteros. Los hay representantes de todas las profesiones, grupos de edades y personalidades, pero todos tienen algo en común; el deseo de lo imposible, de ese tipo de mujer libertina que cumplen todas sus fantasías, incluso las mas perversas e irrealizables en sus domicilios.

No tienen que "comprarse toda la vaca si sólo quiere un poco de leche”. Comparan a las prostituidas con alimentos o bienes consumibles: “En casa hay siempre sopa de fídeos, y a mí lo que me apetece es probar algo verdaderamente exótico” o “Conducir un Opel es chulo y está bien, me lleva a los sitios a su velocidad ,pero de vez en cuando dan ganas de algo más apasionante, de pisar el acelerador, de tener un motor que ruge como un Ferrari”.

Por resumirlo de manera más sencillo, mientras haya prostitución habrán puteros & viceversa.

El cuento de nunca acabar....

 

 



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz