Reacciones extrañas después del orgasmo

Anoche viendo una de las series que sigo "Californication" con contenido bastante erótico y sexualmente explicito, me llamo la atención en la que una de las protagonistas después de un órgasmo brutal lloraba sin control.

Sabemos que el orgasmo es el momento que todos buscamos cuando tenemos sexo. Al obtenerlo el cuerpo libera las hormonas oxitocina, prolactina y endorfinas.

Al liberar estas hormonas el cuerpo recibe una señal benéfica de buen humor, energía y amor, pero en ocasiones puede provocar reacciones extrañas de:

Llanto: 

Es más común en las chicas, ya que nuestra sensibilidad toca fibras como las emocionales. Tomando en cuenta que es mayormente difícil que nosotras tengamos un orgasmo, cuando llega, puede resultar asombroso, sin precedentes, más hermoso que haber logrado comprar el par de zapatos que pensamos que era imposible obtener. También porque es tan fuerte y repentina la descarga de tensión que, inevitablemente, se produce el llanto como un desahogo natural.

No te extrañes por si ocurre esa manifestación tan emocional, quizá hasta se enamore de ti. Si no es tu objetivo, no la culpes, que el responsable fue el delicioso orgasmo que le diste; ya luego lo hablarán. Si sí, felicidades, vas por buen camino.

Depresión postsexo

Tanto hombres como mujeres, en vez de una alegría descomunal, pueden experimentar un bajo estado de ánimo llamado disforia postcoito, y ésta se presenta como ansiedad, mal humor, arrepentimiento o tristeza, y se da cuando hay un encontronazo, pero de sentimientos hacia la pareja, la relación o por un mal recuerdo con respecto a su sexualidad. Sí, es un mata pasión que no muchos toleran, y es cuando un terapeuta debe entrar en acción o una buena plática para que se aclaren las dudas. También es hormonal, pues los cambios que se dan durante la maravillosa colisión producen un descolocón en algunas personas.

Otras raras reacciones:

Estornudos

Convulsiones

Dolor de cabeza.

Risa descontrolada

 

De acuerdo con el ginecólogo Mauro Fernández, después de haber tenido sexo el organismo libera disforia postcoital, la cual se asocia a la sensación de sentirse deprimido.

Esta puede detonarse al perder “el objetivo central” luego de un orgasmo. Es por eso que se recomienda que después de haber terminado el acto sexual la pareja se quede un momento en brazos del otro para acariciarse, hablar o simplemente compartir un tiempo de silencio, lo importante es que en ese momento la pareja sienta confianza, cariño, tranquilidad y seguridad.

 

 

En el caso de experimentar estornudos, estos se deben a que después del orgasmo se experimentan síntomas similares a una gripe, tales como fiebre, malestar corporal, picazón de ojos y nariz, además de estornudos.

De acuerdo con el investigador holandés Marcel Waldinger de la Universidad de Utrecht, también se activan varias partes del sistema nervioso que controlan funciones y actos involuntarios.

 

 

Otra de las reacciones raras que se presentan después de un orgasmo son las “cefaleas orgásmica”, la cual, de acuerdo con la sexóloga española Yesenia Méndez, consiste en “la aparición de un intenso dolor de cabeza que puede suceder antes, durante o después del orgasmo”, que afecta en forma de latidos o palpitaciones en la sien o la frente y se extiende por el resto de la cabeza, este dolor pasa poco a poco conforma van pasando las horas.

 

 

En cuanto a las convulsiones, James Simon y Anna Reinert llaman a estas reacciones como un tipo de “epilepsia refleja” al que el orgasmo sirve como estímulo.

Expresiones tan sublimes como los jadeos, gemidos, clamores de triunfo y frenéticos movimientos como si el placer fuera un relámpago que se impacta en el cuerpo, revelan el gozo que un orgasmo detona en nosotros durante y después de su llegada. La inevitable explosión en su aviso o cuando por fin se presenta es indescriptible; además, si nuestro acompañante nos muestra tales escenas, nos hace disfrutar aún más.

Pero ¿qué sucede cuando, en lugar de esas manifestaciones delirantes, ocurren algunas ‘exóticas’ actitudes que hasta pueden consternarnos, alarmarnos o, en el mejor de los casos, rompen el idílico momento? No sabemos si quedarnos para ayudar o irnos de ahí para no regresar jamás. Yo me quedé, contemplé y pregunté por qué pasaba lo que ni ellos conocían la razón.

Olvidemos esas ganas de dormir postorgasmo, que ésas no son nada raras en muchos de vosotros (os sucede a algunas mujeres) por el agotamiento.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz