Se venden bragas usadas

El otro día charlando con una buena amiga, sobre como está el tema de la economía y lo que cuesta salir adelante cada mes, llegamos a la conclusión entre risas que al final lo suyo sería vender hasta las bragas. Pues si, habéis leído bien, resulta que hay páginas exclusivamente dedicadas para los más fetichistas de estas prendas, lencería fina, bragas de abuela, incluso calcetines, la norma de la casa es que estén usadas, lo más usadas posible, vamos que huelan a fritanga de pescado. Y es que hay gustos para todos, como ya sabéis existen parafilías de lo más diversas que ya hemos tocado en mi web, pero el negocio de la venta de ropa interior usada es lo más, te pueden llegar a pagar hasta 80 euros por una de ellas.

Estas cosas pasan desde que el mundo es mundo, y desde hace bien poquito ya se pueden comprar y vender bragas usadas por internet en nuestro país. Como lo oyen. El fetichismo por las bragas usadas nació en Japón en los 80 y se conoce como Burusera. Incluso las presas de la serie Americana Orange Is The New Black venden sus bragas usadas.

El mercado de lencería usada ha crecido estrepitosamente y ha dejado de ser un tema tabú. Este fenómeno se ha instalado ya en nuestra cultura occidental y gracias a Internet los usuarios pueden comprar prendas fetiches de una forma totalmente anónima. Bragas, culotes, tangas, sujetadores, medias, calcetines y zapatos. Esta nueva moda facilita el acceso a esa lencería que antes era tan difícil de conseguir sin parecer un degenerado. Y para las propietarias de la lencería, una forma muy fácil y rápida de ganar dinero sin moverse de casa.

En enero nació Secretpanties.com, en la siempre pionera Barcelona, de la mano de su fundadora, Katia Ehlert. Permite a cualquier mujer obtener unos ingresos extra fácilmente. Cuenta ya con más de 500 prendas de más de 300 vendedoras anónimas y una sección VIP con algunos personajes públicos como María Lapiedra y Roser Amills que ya venden sus prendas más hot.

Mujer, si estas pensando en renovar tu lencería fina, no tires nada. Cuelga tres fotografías de la prenda. Lo suyo es que te saque una foto con la prenda puesta, ocultando la cara. En el caso de las bragas, una por delante, una por detrás y una tercera mostrando la suciedad (los hay a los que les va que las bragas estén sucias y corridas) y pónle precio. Te  llevas el 60%, Secretpanties el 40%. Así de sencillo. No olvides agregar una descripción basta, clara y lo más sugerente para un fetichista de tu prenda en cuestión. Que sea tentadora para el comprador. A diferencia de otros portales menos discretos, el envío se realiza mediante un sistema de código de barras que garantiza el absoluto anonimato del comprador y la vendedora, ocultando así todos los datos personales. Un secreto que quedará entre nosotr@s.

Yo igual me animo a vender mis bragas que ando mal de pasta.

P.D.: No se admiten devoluciones.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz