Sexo en el ascensor.

Era una tarde que amenazaba tormenta, y el pobre joven becario comenzaba hoy su nuevo empleo para una multinacional importante ubicado en unas oficinas de la gran ciudad.

Corría hacia el ascensor de dicho edificio cuando desde el vestíbulo principal, vio que se cerraban las puertas.

No podía llegar tarde en su primer día! Así que se dirigió hacía él a toda prisa.

?

En el ascensor sólo había una señora de unos 50 años pero muy bien conservada, sin ninguna marca del paso del tiempo por ella, quizás la genética o el bótox y el gimnasio ayudaban a aparentar mucho menor su edad.

Bien vestida con un Roberto Verino y unos tacones de vértigo, delataban su clase social alta.

?

El joven observo al entrar como ella paraba las puertas para que él pudiera entrar, y se puso tras ella saludando con un breve:

- Buenos días.

Pulsando al botón de la planta 15.

?

Ella saludo a su vez, sabiendo que el jovencito también de buen ver, la estaba repasando visualmente deteniendo sus ojos en su culo prieto escondido bajo el vestido.

?

El para romper la situación incomoda de todo ascensor inicio la típica conversación absurda sobre el tiempo.:

- Parece que va a llover hoy, menudos relámpagos caían al venir hacía aquí.

Ella sonrío a modo de participación de la conversación, asintiendo con la cabeza, pero, estaba demasiado atareada mirando tras sus gafas de diseño oscuras al chico.

?

De repente se oye un extraño sonido y se detiene el ascensor quedando por un instante a oscuras completamente.

?

Intentando mantener la calma, la mujer le dice: - se ha parado el ascensor por culpa de la tormenta, enseguida se pondrá en marcha.

?

A lo que el muchacho no puede contener su enfado y exclama: - Maldición no puedo llegar tarde, no en mi primer día.

?

Entonces la luz roja de emergencia se enciende y una voz en off por el altavoz sugiere que debido a problemas técnicos el ascensor permanecerá por el momento parado hasta poder resolver la incidencia.

?

La mujer ríe e intenta calmar al muchacho presa del enfado y de la frustración.

?

_ Esto no puede estar pasando, hoy no! Grita él.

?

_ ojalá no tarden mucho en solucionar el problema.

?

Ella desde sus adentros, observa toda la situación, se quita sus grandes gafas oscuras, para dejar ver unos grandes ojos verdes de mirada felina.

?

_ Cálmate, enseguida lo solucionaran, mientras tanto propongo algo para pasar este mal trago, te parece bien muchacho?

?

Él sorprendido le responde con un si..inocente.

?

Entonces ella procede a subirse el vestido para enseñarle no lleva ropa interior, ni unas pequeñas braguitas, nada de nada.

?

?

Él con ojos como platos, alucina con la situación. No cree lo que le esta ocurriendo.

Por una parte esta preocupado, por llegar tarde y no presentarse en su puesto de trabajo a su hora, y por otro su cabeza esta intentando digerir, que hay una mujer mayor que él, madura pero esbelta y  muy sexy y morbosa, dispuesta a algo más que un saludo de ascensor.

?Su erección es más que evidente, no puede disimularla, le excita tanto como a ella la situación y piensa para sus adentros a quién no le gustaría vivir esta fantasía?.

Se deja llevar, y se quita la chaqueta lanzando la al suelo y clavando su mirada en la bella mujer que enseña sin ningún pudor su coño depilado, como si de un expositor de joyas de lujo se tratará.

?

- Chico, vas a comerme enterita y quiero lo hagas bien.

?

Ordena y manda de una manera tan sugerente que él no puede resistirse, a lo que se arrodilla frente a ella cogiendo ese culo prieto y acercando sus caderas a su boca.

Ella abre bien las piernas para que el pueda lamer bien, metiendo por completo su lengua joven, suave y húmeda. El espejo del ascensor deja ver la escena como si de una película porno fuera, la luz tenue roja de emergencia ambienta más la situación.

??

Ella gime sin cortarse un pelo, agarrando por el cabello al muchacho, podría estar alguien escuchando o no, quizás fuera del ascensor todo transcurre con normalidad y no se ha ido la luz en el edificio, pero dentro de él, la tórrida escena continua entre gemidos de placer de ella y él súper excitado, pensando que de un sueño se trata.

?

Después de correrse varias veces en su boca y empapar la cara de él, termina por levantarle tirando de su corbata mal anudada, hacia arriba para atacar a su cuello y besarle mientras deshace el nudo con un simple gesto, abriendo su camisa nueva, rompiendo varios botones.

Debajo se esconde un torso de gimnasio muy fibrado y fuerte sin vello alguno y le encanta dicha visión, acariciando cada centímetro de sus pectorales.

?

El aprovecha para sacar su vestido con delicadeza bajando esa larga cremallera de la espalda, debajo de dicha imagen de mujer de negocios impecable, esconde no solo un físico imponente, si no también, un tatuaje de un dragón que recorre desde la nuca para terminar en sus nalgas esculpidas de gimnasio.

Aprovecha para empujarla contra el cristal cogiendo su cuerpo que apenas pesa, enroscando sus piernas alrededor de sus caderas, metiendo sin miramiento alguno su miembro duro en aquel regalo de los dioses que le estaban obsequiando.

Notaba su polla entera dentro de ella, humedeciendo más su vagina, que se contraía con cada embestida. Moviéndose cada vez más rápido, cada vez más fuerte, mientras su manos apretaban sus pechos.

El muchacho se corrió dentro de ella casi desfalleciendo, y ella volvió a correrse como nunca lo había echo nunca, ni tan solo con ningún hombre maduro.

??

Permanecieron quietos unos minutos, recuperando el aliento, recordando, disfrutando de lo ocurrido y sonriendo como cómplices.

?

Procedieron a vestirse, ayudando el uno del otro, como si nada hubiera ocurrido, y justo en ese instante, se encendió la luz del ascensor y la voz en off volvió a sonar por la megafonía: -En breves instantes se abrirán las puertas del ascensor.

?

Fueron escasos minutos hasta que el ascensor inicio de nuevo su marcha, elevándose de nuevo por las plantas del edificio.

Volvieron a sus posiciones iniciales. Ella coloco sus gafas oscuras y se acicalo el cabello.

?

Se abrió el ascensor en la planta 15 y el muchacho salio disparado no tenía tiempo para detenerse con despedidas.

?

Ella, firme en su paso, también bajaba en aquella planta. Fue directa a su despacho, hoy tenía una entrevista a primera hora con un nuevo becario, miro su agenda, sentada en su butaca y aviso por el interfono a su secretaria de que hiciera entrar al chico nuevo.

Él, al entrar, quiso morirse.. su nueva jefa era la mujer del ascensor, ella le sonrió y le dijo: - toma asiento por favor, hoy por lo visto la tormenta a ocasionado problemas en el sumínistro eléctrico y han fallado los ascensores, no te preocupes, no tendré en cuenta que llegas tarde...

?

?

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz