Sexo tántrico

Es posible que hayas oído hablar alguna vez del sexo tántrico, pero que no sepas exactamente ni a que se refiere ni cómo hacerlo, ¿verdad?

Pues hoy os vamos a contar en qué consiste y como llevarlo a cabo para que logréis disfrutar del sexo de una manera diferente a la habitual.

En primer lugar debemos tener en cuenta que el sexo tántrico es una mezcla de sensaciones tanto físicas como mentales y es este flujo de energía lo que hace elevar el placer y mejorar la vida sexual tanto de las personas como de la pareja.

Debemos disfrutar del camino recorrido y no sólo del destino, es decir, del orgasmo. El tantra se basa en la espiritualidad sexual y son estos pasos que os contamos a continuación los que os ayudarán a disfrutar el arte de hacer el amor, no sólo como búsqueda del placer genital, sino como camino al orgasmo tántrico y al éxtasis, pudiendo llegar a obtener orgasmos múltiples tanto en los hombres como en las mujeres.

Menos es más: Para practicar sexo tántrico, lo mejor es no practicar sexo, pero…¿cómo puede ser esto así? Pues muy sencillo. Este consejo se lleva a cabo para “acumular energía sexual“. Lo recomendado es dejar pasar una semana, pero si te parece mucho tiempo, deja pasar unos días para conseguir aumentar el deseo.
Acondiciona la estancia: Coloca unas velas aromáticas para lograr una iluminación tenue y relajar los sentidos, ten a mano bálsamos y aceites para los masajes y escoge una música relajante. Así todo estará perfecto para iniciar la sesión.
La respiración: Nos colocamos uno frente al otro sin tocarnos, sólo mirándonos fijamente hasta que poco a poco se vaya encendiendo el deseo. El ritmo lo marca la respiración y debéis sentir la respiración de ambos, relajada, suave…
Las caricias: Poco a poco gracias al deseo empezaremos a acariciar sutilmente a nuestro acompañante, sin prisa, de forma suave y sensual… Podemos utilizar los aceites o bálsamos para recorrer su cuerpo, pero en esta primera fase sin involucrar a los genitales.
Hasta esta fase podríamos hacerlo en una o dos sesiones. Para la siguiente sesión repetimos lo mismo e incorporamos:

Los besos: Recostaros en la cama y lentamente empieza a recorrer su cuerpo con besos. Deja que tu pareja también lo haga, que te siga acariciando, todo sin prisa y dejándote llevar por las sensaciones.
Las caricias: De la misma manera que lo hicimos anteriormente, ahora incorporaremos caricias genitales leves, suaves, con dulzura…
Penetración tántrica: Para la disciplina tántrica, el hombre no hace el amor a la mujer sino que son dos universos que se conectan y abren paso. Esta no es la meta sino que es un acercamiento más. Esta etapa debe ser estática dejando el pene dentro de la vagina, inmóvil, mientras la pareja sigue acariciándose y sintiéndose.
Poco a poco notarás como tu vagina se va relajando y tanto el pene como la vagina se unen de la misma forma que como estáis vosotros dos. Este paso dura unos 30 minutos.
Retrasando el orgasmo: Si el momento de la eyaculación se aproxima, vuelve a la respiración a las caricias. El hombre también puede apretar con dos dedos la zona del perineo, zona situada entre el escroto y el ano, y así evitar la eyaculación.
Después de dos o tres horas de caricias tántricas, tu cuerpo y el de tu pareja estarán sumidos en el punto más alto de la excitación, momento ideal para realizar el coito pero siempre de forma suave y placentera, hasta que de forma natural llegue el orgasmo y experimentéis la máxima sensación de placer.

¿Te animas a disfrutar de esta experiencia enfocada al disfrute de los sentidos?¿Necesitas mas información? Aquí, otro artículo relacionado.



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz