Que es el Spanking

El spanking es un juego sexual que probablemente muchos ejercen pero que en realidad ni siquiera lo conocen como tal. Y es que en cuestiones de sexualidad en pareja, muchas cosas son mejor experimentarlas que definírlas o entenderlas.

Este juego sexual no siempre tiene como finalidad el sexo porque la relación, después de unos pocos azotes y del juego de roles que se interpreta en el mismo, se convierte en una experiencia más enérgica y estimulante.

 El spanking implica los azotes, pero a su alrededor gira un complejo juego de roles donde uno de los miembros de la pareja actúa como aquél que infringe alguna clase de la ley o acuerdo, mientras que el otro asume el papel del “castigado”. Es un sometimiento donde ambos miembros están de acuerdo con el rol que cada uno desempeña.De una forma u otra, el término inglés spanking se interpreta como azotes o nalgadas, y se refiere a golpear con la mano o cualquier otro complemento los glúteos de la pareja con fines eróticos.

Sin embargo, esta práctica también puede formar parte de las prácticas cotidianas de una pareja que simplemente desea innovar en su relación.

Existen además diversos objetos diseñados específicamente para este propósito: fustas  ,varas finas y flexibles de fresno o plástico—,  diferentes tipos de látigos —de una sola cola, o un solo cuerpo; y muchos más.

Puedes visitar una sex shop para explorar las opciones, o comprarlos en línea.

¿Por qué probarlo?

Para muchas personas recibir nalgadas se siente bien, debido simplemente al diseño anatómico del cuerpo humano. Los azotes en esta zona permiten liberar la tensión en los glúteos, unos de los músculos más grandes que tenemos.

Además, el proceso fisiológico de la excitación sexual requiere que, antes de que ocurra el orgasmo, los genitales y áreas circundantes estén bien irrigados de sangre. Las nalgadas ayudan a lograr esto, ya que los impactos hacen que el flujo sanguíneo se concentre en las nalgas y cerca de los genitales.

Por todo esto, el trasero es ideal para la práctica de los azotes eróticos, ya que sus músculos son gruesos, de corta longitud; están protegidos por una gran capa de tejido graso, y además no protegen ningún órgano hueco que pudiera resultar dañado por los golpes (siempre y cuando sean sutiles).

Por lo general, se suele practicar con la mano, un fuete, o algunos otros instrumentos hechos de madera o plástico, según los gustos de la pareja.

si te ha gustado este post, te interesa: BDSM





Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz