Teabagging: el sexo oral con un par de….

Cuando se trata de sexo oral, la mayoría de las mujeres se concentran al 100% en el miembro masculino. Se preocupan por cómo sostenerlo, cómo usar la lengua tanto en el tronco como en el glande, qué tanta presión ejercer con los labios, cómo evitar algún accidente con los dientes, etc.

Obviamente, todas esas cosas son muy importantes, pero frecuentemente se olvidan de los compañeros inseparables del pene: los testículos.

No te estoy diciendo que ahora te olvides del pene para concentrarte en los testículos, al contrario, te invito a leer mi guía para la felación perfecta para que resuelvas todas las dudas anteriores; pero sí te quiero presentar una práctica que a muchos hombres les fascina y que hoy en día les ha dado por llamar teabagging.

¿DE QUÉ SE TRATA EL TEABAGGING?

sorpresa

El término viene del inglés. Teabag significa bolsita de té; así que piensa ¿qué haces con una bolsita de té? 

La introduces en la taza para que se remoje en el agua caliente. Bueno, ahora piensa que en vez de taza se trata de tu boca, en vez de bolsa de té se trata de la “bolsa” que recubre a los testículos (de ahí la comparación con la bolsa de té), o sea el escroto, y en vez de agua caliente se trata de... tu saliva.

Ok. Sabemos que explicado de esa forma puede no sonar tan atractivo, pero la verdad es que esto es parte del juego sexual cuando te encuentras ahí abajo. La idea del teabagging es darle más importancia a los testículos y no solo concentrarte en el pene; se trata de introducirlos en tu boca y jugar ahí con ellos, mientras estimulas manualmente su miembro, sus nalgas u otras partes del cuerpo (dependiendo la posición en la que te encuentres).

¿CÓMO HACERLO?

ok está bien

Lo más importante en esto es la posición que adoptes para que realmente puedas introducir todos los testículos a tu boca de forma cómoda para ambos. La opción que considero más adecuada es recostarte en la cama y que él se hinque a la altura de tu rostro, de esta forma podrás hacerle el teabagging mientras lo acaricias con tus manos.

Una vez que tienes a sus amiguitos en la boca, juega con tu lengua, pásala por todos lados, succiona ligeramente (muy ligeramente, porque de otra forma puedes causar dolor), puedes también sacarlos y meterlos de nuevo… ¡juega, pues! Eso sí, ten mucho cuidado con los dientes y no olvides estimular otras zonas erógenas de su cuerpo mientras tu boca está ocupada en lo suyo.

¿QUÉ DEBES TOMAR EN CUENTA?

1. No a todos ni a todas les gusta

no me gusta

Esto es muy importante. Debes preguntarle a tu pareja si le gusta, porque esta es una práctica muy polarizada: hay a quienes les encanta y quienes lo detestan; así que asegúrate de que le guste o de otra manera su reacción puede ser muy decepcionante.

2. Pídele que se rasure

por favor

Ya sabemos que a los hombres no les preocupa tanto el tema de rasurarse como a las mujeres; así que si no le pides explícitamente que se rasure o se recorte el vello de la zona, prepárate para que haya bastante vello en tu boca. Si no te molesta, vale; pero si ya sabes que no te gusta, mejor pídeselo, de otra forma, algo rico puede volverse incómodo o desagradable.

3. La higiene antes que todo

por favor

Podría parecer que está demás decirlo, pero el tema de la higiene nunca sobra. Por la localización de los testículos, tu cabeza estará colocada en una zona delicada, por lo tanto es indispensable que tu pareja tenga una higiene irreprochable si es que quiere que la actividad se repita. 

¿Qué opinas de esta práctica? ¿Lo has hecho, lo harías? Recuerda que en el sexo todo se vale, siempre y cuando todos los involucrados estén de acuerdo y sea placentero para todos.

 

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz