Tú clítoris,tú botón de la felicidad



Clítoris, clítoris y más clítoris. Soy de las que piensa que ser mujer no es nada fácil pero que aun así, merece la pena. ¡No me cambiaría por un hombre por nada del mundo! Parte de esa gran dificultad consiste en aceptarnos tal y como somos. Parece que hay un continuo sabotaje de los medios hacia las mujeres y por ello es más importante que nunca que tengamos claro quiénes somos.

Hay un momento en la vida de toda mujer en el que debemos mirarnos al espejo y descubrir cómo somos en realidad. No te hablo de mirarte cara a cara al espejo, te hablo de ese tesoro que escondes entre las piernas: tu vulva. ¿Escandalizada? Espero de todo corazón que no ¿sabes por qué? Porque esa parte de tu anatomía te puede hacer muy feliz.

 

Siéntate en el suelo con las piernas abiertas y coloca un espejo frente a ti. Es una parte de nuestra anatomía que no podemos ver fácilmente y que además parece que sea pecado o algo sucio querer mirar ahí abajo. Realmente lo preocupante es que no se quiera mirar ahí.

Cada mujer es diferente, igual que lo son los hombres. Cada vulva tiene diferentes tamaños de labios o un color más rosado o más marrón. Pero hay algo que todas tienen en común: son perfectas.

La primera vez que vi la mía sentí una gran vergüenza. Me pareció muy fea y no quise volver a verla hasta muchos años después. Cada vez que mi pareja me decía que era preciosa yo cerraba las piernas y decía que no era verdad. Ahora ya se que no es fea, todo lo contrario, es perfecta. Y lo que más me gusta de ella es que viene equipada con un clítoris. El clítoris es el único órgano del cuerpo humano que sirve únicamente para el placer. Solo lo tenemos nosotras así que los hombres podrán presumir todo lo que quieran sobre sus penes pero ¡nunca tendrán un clítoris!

Resultado de imagen de clitoris gif

Los hombres tienen la enorme ventaja de poder ver su pene sin problemas y por ello están más acostumbrados a ver otros penes en vestuarios y duchas. Lo contrario sucede con nosotras. No existe ninguna situación normal en la que puedas ver otra vulva y compararla con la tuya. La única forma de verla sería en una película porno y esta es la peor forma de hacerlo. Muchas veces las actrices utilizan productos blanqueantes para aclarar las zonas oscuras por lo que no estaríamos viendo una vulva normal. Por no decir que las prácticas sexuales en estas películas están orientadas a satisfacer a un público masculino y pueden confundir a las mujeres jóvenes que lo vean. Recuerda que en el sexo debéis disfrutar los dos y no estás obligada a nada que no te apetezca hacer. Es algo divertido y así debes sentirte en todo momento.

Conozco mujeres que nunca se han mirado en un espejo porque están convencidas de que es algo malo. Yo creo que, si esa es la parte de nuestra anatomía que nos define como mujeres (biológicamente hablando), si te niegas a aceptarla ¿no crees que estás negándote a ser una mujer plena?

No tengas miedo y coge un espejo. Lo que vas a ver es una parte muy importante de tu ser y es una parte muy bonita. No pienses para nada que es fea o está mal hecha porque así fue diseñada. Es una máquina perfecta que se lubrica por sí misma, tiene un botoncito que provoca orgasmos, admite penes de casi cualquier tamaño, cada cuatro semanas hace limpieza general y es capaz de crear vida en nueve meses. ¿No te parece increíble?

Cuando antes ames esta parte de tu anatomía antes empezarás a hacer las paces contigo misma y a quererte mucho más, por no decir que si le das amor a diario ¡vas a llevar la más bonita de las sonrisas en tu rostro!

¡Vive tu clítoris!



Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz