Tu regalo te espera en casa.

Llegas a casa, cansado de trabajar, sin ganas de nada, pero es entrar por la puerta del salón y al verme, tu rostro cambia, entiendes a la perfección mi mirada, estamos solos y nos sobra tiempo. Tacones de 8 centímetros, que me elevan al metro setenta y seis, mis piernas finas aparentan incluso ser más largas y estilizadas.

??Llevo esa lencería que tanto te gusta, esa que compras para mi, es sexy, soy sexy y lo sé, y me excita aún mas si cabe.. la visión debe de ser agradable,  ya que tú también estas muy excitado, y te observo paciente.

De sobras entiendes lo que quiero, suspiras y me pides que me siente en el sofá; pero yo obedezco con las piernas juntas, con aire de tímida bien fingida.

?Te acercas por la espalda y acaricias mi pelo suavemente, mientras yo no paro de pensar en todo lo que me espera.

Noto me estoy humedeciendo demasiado.

?Avanzas desabrochando mi sujetador. Percibo que la imagen te agrada.

Mis pechos son bonitos, lo sé, no son grandes y están bien tonificados, todavía no están del todo perdidos por la edad, elevados, con unos pezones rosados que ahora parecen mirarte.

?Te has colocado frente a mi para observarme en totalidad. Sigo en el borde del sofá, y me sacas los zapatos y retiras mi última prenda, ese minúsculo tanga que apenas tapa nada.

?Depilada y suave como a ti te gusta, ardes por tenerme y me dice que vas a saborear.

Ya me falta poco para explotar y todavía no hemos ni comenzado con el juego, estoy muy excitada, me parece que el simple roce de tus manos podría desatar lo imposible, lo grandioso...comienzas a lamerme los pies.  ?

Los acaricias despacio, mis piernas siguen juntas y apretadas firmemente, ligeramente tímidas.

Te propones volverme loca y comienzas a subir besando mis largas piernas, recreándote en cada momento y a mi me parece que se vuelve eterna la espera.

?

Llegas a mi ingle y separas delicadamente , mis muslos, mirándome fijamente a los ojos, noto que me ruborizo, y me humedezco más.

?Bajas la mirada rápidamente para contemplar la parte más intima de mi cuerpo, desnuda, expuesta, limpia y muy excitada, como si de un manjar se tratará.

Te acercas más con tu aliento a escasos milímetros, respiras cerca, parece que vas a besarme pero no llegas ni tocarme..me está volviendo loca, noto que un pequeño hilo lubricante sale de mi ser, sonríes complaciente, conozco  a la perfección esa cara tuya, esa en la que sabes controlas mi cuerpo,y en ese instante harías cualquier cosas porque me obsequiaras con un orgasmo, pero prefieres prolongar mi espera.

?Subes a mis pechos, te encantan, jugueteas con ellos, los besas, los lames esparciendo tu saliva, de repente, se me escapa el primer gemido, noto como los excitas. Sólo conservas tus pantalones de trabajo, pero tu erección es más que evidente.

?Tu plan es seguir con mi placer exclusivamente y yo me dejo hacer..Subes a mi cuello, lo rozas, lo lames, lo hueles y te encanta mi aroma, sabes que no debes demorar mucho más el preludio.

Sabes que en ese momento me posees totalmente y comienzas tu descenso, repitiendo en mis pezones, mordisqueando, con movimientos circulares, suaves, con cariño, con una tremenda sensualidad que desquicía y te susurro al oido: baja....ya...

?Te quedas en mi ombligo, como haciendo una parada antes de comenzar la maravilla del espectáculo.

Mis piernas ya están totalmente abiertas para ti, separadas y expuestas.

?Tienes una gran práctica del sexo oral a mujeres y yo la conozco y la recuerdo mientras sigo lubricando y mojando, muero de ganas de que comiences con tu cunnilingus.

Mi vagina susurra..me encantas y yo te pido y te suplico que por favor comiences ya, - dame placer y hazlo ya!... Sonríes. y acercas tu boca al punto más sensible de mi cuerpo sin  apenas rozar, sin tocar, pero mi clítoris parece querer salir hacia tu boca disparado.. Lo rozas y me muero de placer, tus labios con saliva, mojan  y me vuelven prácticamente loca de placer.

Abres tu boca para mostrarme tu lengua, que rodea mis labios mayores despacio, y yo disfruto del visionado como toda buena voyaeur. Introduces uno, dos dedos en mi vagina, hacia arriba presionando exactamente donde sabes me va a encantar, unos 6 centímetros hacia arriba.

Mueves tu mano y observas mi caderas aceleradas.

?Sacas y metes los dedos, pero sabes que estás desatendiendo lo más importante, rodeando mi clítoris y succionando con tu boca traviesa. Créeme si te digo que el gustazo y placer que siento es casi tan intenso como el de un estallido en forma de orgasmo.

??Tu lengua dibuja círculos, hacia arriba y hacia abajo, no se si podré soportar más las descargas de placer que me estas dando. los gemidos inundan el salón, los vecinos deben estar escuchando, pero eso me resulta más excitante y a ti te encanta.

Rebajas la presión y la vuelves a subir, sin duda así no tardarás en dejarme seca y hacerme correr. Quiero y de verdad no pares, no te detengas y te suplico a gritos, te ordeno, y te ríes de mi, me tienes dominada sin tenerme atada a nada y no pienso irme a ningún otro lugar.

?

Rematas tu obra maestra ,la respiración es tremendamente agitada, gimo y gimo, mi piel de gallina erizada cada terminación nerviosa,las pupilas dilatadas, pretendes prolongar el pre-orgasmo disminuyendo el ritmo, dejando que mi cerebro se sobrexcite entrando en un estado mágico, el placer es fuertísimo y me encuentro al borde del precipicio  a pesar de querer y necesitar ya culminar, estaría así toda mi vida.

?

Sin avisar, introduces de nuevo los dedos en mi vagina hasta el fondo, los mueves con soltura y rápidez mientras con tu boca lames y succionas fuertemente mi clítoris. Todo se vuelve borroso e increíble, la situación me desborda, oleadas de placer recorren todo mi ser, provocando unas sensaciones a las que ni  me había acercado en relaciones anteriores, te nombro  maestro de las comidas de coño..pienso para mis adentros.

??????Me voy a romper entera, voy a  tener el mejor orgasmo de mi vida, estoy extremadamente  tan caliente y cachonda y me pone más saber que te encanta mi sabor.

?Ya aquí viene, comienza mi orgasmo final, notando un placer enormemente intenso a modo de contracciones vertiginosas, me corro, clavando mis uñas en el colchón, grito más frenéticamente y me da igual me oigan en todo el edificio, pero tu no me dejarás así, vas a conseguir un segundo orgasmo... y un tercero, que me desatan en gritos, espasmos, sudor, aliento.

Al fin y al cabo, creo que en lugar de ser yo tu regalo de bienvenida, más bien has sido tú, el mio por sorpresa.....

?

Comentar

4 Comentarios on "Tu regalo te espera en casa."

Notificación de
avatar
Ordenar por :   Nuevos | Antiguos | Más votados
Jose
Usuario

Estupendo relato lleno de morbo y sensaluidad.Feliciades Iria

Alfonso
Usuario

Maravilloso y excitante relato,rematado por esas maravillosas fotos,quien pillará esa situación jijiji.

wpDiscuz