YouTube tiene una serie que muestra lo que sucede cuando intentas imitar el porno



“Para la gente que ama todo lo que tiene que ver con el porno… menos el sexo”.

Éste es el lema de la serieweb “PG Porn” de 2008 en la que, lamentablemente para muchos de los que le dieron click a este artículo… ¡no hay sexo!

Sí, leíste bien. A pesar de su sugestivo título, PG Porn, serie dirigida por James Gunn, carece de sexo a pesar de contar con toda la parafernalia del cine para adultos y de tener en su reparto a glorias de la industria como Belladona, Sasha Grey, Aria Giovanni, Bree Olson o Jenna Haze. ¿Cómo es esto posible? La respuesta es sencilla: se trata de una serie que tiene como objetivo burlarse del cine XXX.


Su creador dice sobre la creación y el sentido de la serie: «Es la pornografía que todos pueden disfrutar, no sólo pervertidos. Tú y tu abuela, por ejemplo, podrían sentarse juntos y disfrutar de algo bueno y limpio». Así es que las personas que odien el cine porno por considerarlo ofensivo, absurdo o ridículo tienen la posibilidad de ver un material irreverente que les dará algunos instantes de plena diversión. Aquellos que sean adictos a ver esas escenas repetidas hasta la saciedad, tienen la oportunidad de despejar su mente y ver a sus actrices preferidas salvándose de un encuentro bestial e interminable.Cuando los actores se enfrentan a la posibilidad de consumar sus ardientes instintos, al más puro estilo del cine en cuestión, situaciones hilarantes se presentan para interrumpir el acto. El gran acierto de esta serie no es sólo darle un giro inesperado a un género siempre acusado de ser monótono y predecible, sino que las historias en sí poseen una divertida vuelta en su argumento que las hacen ser divertidas y originales.  

PG Porn alude a las siglas de Parental Guidance, la calificación de la MPAA para las películas cuyo contenido requiere orientación paterna, y a juzgar por los chistes cachondos de la webserie, bien merece esas iniciales. Con la ayuda de sus hermanos Brian y Sean, James Gunn se lanza a reírse de todos los tópicos del cine porno, ya sean los escenarios (los coches que funcionan como “improvisados” decorados de encuentros sexuales), los personajes (no falta la clásica trama en la que un mecánica o una enfermera está involucradas), o su estética más bien cutre, de serie Z y de nostalgia VHS. Aunque en PG Porn, claro, todo es aposta. “¿Cuantas veces estuviste viendo una gran película porno de la que realmente disfrutas la historia, las actuaciones y la cinematografía cuando, de repente, arruinan todo teniendo sexo?”, pregunta Gunn desde la pagina oficial de este proyecto para Spike TV. ¿Es una trampa?


En realidad la serie te enseña los riesgos de intentar un encuentro sexual con el repartidor de pizza, con la enfermera de tu clínica de cabecera, con el chico del taller mecánico o con cualquier otro desconocido de manera divertida. Es una burla no sólo al género porno como tal, sino a los innumerables mitos que se han tejido a su alrededor. También resulta digno de mencionar el papel de las actrices que se burlan de una industria que en el pasado las elevó a la calidad de estrellas. Es como cuando Linda Blair hizo una parodia de aquella gran cinta de horror que la consagró a la fama: “El Exorcista”.

Los capítulos tienen divertidos nombres que aluden a todos los clichés del género: “Nailing Your Wife”, “Peanus”, “Roadside Ass-istance”, “Genital Hospital”. Asimismo, la siglas del nombre de esta serie son una burla total: PG significa Parental Guidance (la clasificación que en Estados Unidos se coloca a los materiales visuales o musicales que requieren de la supervisión de los padres), pero ya hemos dicho que no hay nada explícito ni porno en ninguna de las escenas de esta ácida serie.

 

Lo absurdo y contradictorio se dan cita en esta serie de ocho capítulos, la cual es un guiño a los amantes del género y los que quieren relajarse con una comedia distinta a las convenciones de todos los géneros. Darle la vuelta a un discurso agotado y simplista como el porno es algo refrescante aunque nada que el mundo necesite para su supervivencia.

Para ser justos, no es que los personajes de PG Porn no busquen lo que buscan, pero por una razón u otra jamás alcanzan a empezar, ni siquiera acabar el acto sexual. Y lo que vemos a cambio, sin embargo, son situaciones extravagantes y desviaciones de la historia hacia, por ejemplo, otros géneros cinematográficos, del thriller al musical pasando por ¡el terror! Si no creéis lo que leéis, a continuación podréis comprobarlo. En el primer capítulo de los ocho de PG Porn, Nailing You Wife, James Gunn llamó a Nathan Fillion (con quien ya trabajó en Slither) y a la pornstar Aria Giovanni, también conocida como La Diosa, para explicarnos a todos que hay que ir con ojo con según que “herramientas”.

Para concluir con el “porno que todo el mundo puede ver, no sólo los pervertidos”, los últimos episodios de PG Porn son casi un metadiscurso del género X. En High Poon, se rueda una película porno pero el principal actor tiene problemas a la hora de recordar sus líneas de diálogo, mientras que en Genital Hospital, Belladona repite con Sean Gunn, aunque aquí hace de enfermera sexy en la parodia última de los clichés del porno. ¿Pastiche X? Sí, pero divertidísimo.

Comentar

Se el primero en comentar

Notificación de
avatar
wpDiscuz