De orgasmo en orgasmo por el mundo

De orgasmo en orgasmo por el mundo


En este mundo globalizado en el que todo se cuantifica, los países no solo compiten por ver quién atrae más turistas, encabeza el ranking PISA o tiene el mayor PIB.

Ahora también rivalizan por el número de orgasmos, su intensidad y, en definitiva, quién goza más entre las sábanas.

No es que el lugar donde vivas determine a ciencia cierta si sueles alcanzar o no el clímax, pero las estadísticas están ahí, la tendencia es clara y, al parecer, si uno quiere hacer bien el amor se tiene que desviar del sur.

La compañía de juguetes eróticos LELO ha realizado un estudio en 21 países, en el que más de 2.200 personas han respondido a una encuesta muy concreta sobre sus hábitos, placeres y posiciones durante el sexo.

Con base en sus respuestas, ha confirmado que, en efecto, la brecha del placer entre hombres y mujeres es real (un 90% frente a un 64% de éxito a favor de ellos) y además ha desvelado las naciones que más y mejores orgasmos tienen y, por ende, también las que necesitan aumentar su cuenta particular.

Brasil es, con diferencia, la nación más ruidosa de todas en la cama. Y Portugal la que menos

El jugo de los datos quizá esté en sus detalles, pues LELO ha catalogado a los países según la intensidad de sus orgasmos y particularidades a la hora del sexo.

En el primer caso, los países latinos, entre ellos España, se llevan la palma: aunque ocupen el tercer escalafón en cuanto a frecuencia, son los que reportaron una mayor satisfacción. Si la suya es de diez, la de EEUU es de siete.

Huelga decir que es una clasificación subjetiva, pero nos hacemos una idea de quién está contento y quién no con su vida sexual.

De orgasmo en orgasmo por el mundo
Los brasileños no se cortan. (iStock)

Asimismo, ha desvelado las particularidades de algunos de estos países. Según los datos de la empresa de juguetes eróticos, Brasil es la nación más estridente, gana por goleada: un 65% se describió a sí mismo como gritón en la cama.

Y, curiosamente, Noruega, país en las antípodas culturales de la nación sudamericana, ocupa el segundo puesto con un 39,9%.

Por supuesto, no a todos les gusta el estruendo en el dormitorio.

Los portugueses, por ejemplo, prefieren una banda sonora más tranquila durante el sexo y un 42% sostiene que prefiere callarse cuando alcanza el clímax.

Otros, como los franceses, puntualizaron que solo aumentan los decibelios si se trata de una pareja habitual o conocida.

Noruega lleva la delantera

Las frías temperaturas de Noruega deben ser el lugar propicio para resguardarse entre las sábanas y buscar calor a través del contacto humano, ya que el 35% de los encuestados noruegos afirmaron encontrar el clímax sexual al menos una vez al día.

Y eso, dado que el promedio mundial es de dos a tres veces por semana, es digno de admiración. Quizá por eso tal vez quieras replantearte tus vacaciones de invierno y, por qué no, realizar una escapadita a Oslo y comprobar si de verdad es la capital del orgasmo.

España, junto con Chile y Argentina, es el país que reconoce una mayor satisfacción: sus orgasmos son los más intensos

Para ponerlo en perspectiva acudimos a Reino Unido, donde solo un 11% afirmó llegar a tales cotas, o a Brasil, donde un 30% de los encuestados admitió que solo llegaba al orgasmo una vez por semana.

Por ejemplo, los alemanes, supuestamente tan eficaces, reconocieron que en un 2,54% de las ocasiones (algo en lo que en España solo sucede un 0,27%) no alcanzaban el clímax, lo que los hace una de las naciones menos afortunadas.

Sin embargo, la peor parte se la llevan los canadienses, pues hasta un 15% confiesa que nunca ha experimentado esa sensación.

 

De orgasmo en orgasmo por el mundo
Una vida sexual sana es fundamental en una relación. (iStock)

 

Aunque Noruega se lleve el gato al agua, los países hispano hablantes que participaron en la encuesta (Chile, Argentina y España) no se han quedado atrás.

Allí el 12% de los entrevistados sostuvo tener por lo menos un orgasmo al día y el 70% lo alcanza al menos dos o tres veces por semana.

Si consideras que no llegas ni de lejos a una constancia como la de los noruegos, tal vez te convenga seguir estos consejos (para ellos y ellas), probar nuevas posturas y hacer realidad tus fantasías para avivar tu vida sexual.

Intentarlo no va a hacerte daño y definitivamente será más barato que cualquier viaje a los países nórdicos.

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: