Ejercicios Kegel para hombres

ejercicios kegel para hombres

Ejercicios Kegel para hombres


Los ejercicios Kegel para hombres cada día son mas aceptados. Hasta hace muy poco se pensaba que solo estaban indicados en mujeres que, tras el parto, necesitaban fortalecer los músculos del suelo pélvico y prevenir la incontinencia urinaria.

Lo primero que debes hacer es identificar el músculo. Para esto vas a hacer un simple ejercicio. Simplemente con tu pene erecto, intenta moverlo sin tocarlo, de arriba hacia abajo. Es algo que todos hemos hecho, consciente o inconscientemente.

Mientras mueves tu pene sin tocarlo, vas a identificar fácilmente el músculo que estás flexionando para moverlo.

Vas a sentirlo que está ubicado entre el ano y el escroto.ejercicios kegel

Se encuentra ubicado en el suelo de la pelvis, y junto con el músculo iliococcígeo y el puborrectal, conforman los músculos elevadores del ano.

En otras palabras, se encuentran ubicados entre el ano y el escroto.

Tener este músculo más fuerte te permitirá, no solo disfrutar de mejores orgasmos, sino que también lograrás prevenir la eyaculación precoz, y conseguirás erecciones mucho más duras.

A continuación, te voy a mostrar varios ejercicios para que seas el verdadero cacique en la cama.

Ok, una vez identificado, puedes intentar flexionarlo al menos unas 100 veces al día. No es necesario que lo tengas erecto para esto. Lo vas a poder flexionar en cualquier momento con “tiempos muertos”.

Durante algún comercial de televisión, cuando te agarre un semáforo en rojo, mientras hablas por teléfono, mientras te estás duchando, etc.

Intenta no flexionar, ni endurecer tus abdominales mientras lo estás trabajando. Debes de concentrar todo tu esfuerzo en el PC, y no en los abdominales. Si no lo haces correctamente, podría no servirte de nada.

Una rutina muy buena es la siguiente: durante la mañana y antes de acostarte, ejercita el pubococcigeo 10 veces, descansa 10 segundos, y vuelve a repetirlo 9 veces más.

Una vez que hayas terminado esta rutina, manténlo flexionado durante 5 segundos, descansa 5 segundos, y repítelo 9 veces más.

A lo largo del día simplemente intenta mantenerlo presionado tantas veces como puedas. Esta es la manera correcta como debes flexionar el músculo pubocoxígeo.

Te recomiendo que antes de practicar estos ejercicios con tu pareja, lo hagas tú mismo masturbándote, así será más fácil para ti conocer tus propios límites, posteriormente podrás empezar a practicarlo con tu pareja con un músculo totalmente fortalecido.

1. La técnica del bordeo


Mediante el empleo de esta técnica lograrás conocerte bien a ti mismo, conocerás tus tiempos, ritmos, y tus propios mecanismos de excitación.

 Intenta conseguir primeramente una erección sin la ayuda de pornografía, elimina cualquier tipo de distracción o evento estresante, y disfruta de los estímulos que estás recibiendo. Pon mucha atención a tu ritmo, y a tus tiempos, y recuerda que no estás en ninguna competencia, así que tómatelo con calma.

Cuando estés a punto de llegar al punto de no retorno, ese puntillo en el que ya casi se te hace inevitable eyacular, deja de masturbarte, y tranquiliza tu mente.

Puede que inicialmente se vuelva complicado encontrar ese punto en el que puedes dejar de estimularte para reducir la excitación, y que logres no eyacular. Si no lo logras, no te preocupes, es normal, a la próxima esfuérzate más, y vuelve a intentarlo una y otra vez hasta que lo consigas.

Cuando logres parar, vuelve a repetirlo durante al menos una media hora. Intenta no correrte durante 30 minutos. La idea es que puedas auto explorar tu cuerpo, y que puedas experimentar sin ningún tipo de presión, sintiéndote totalmente a gusto.

Te vas a sorprender gratamente de los resultados que obtendrás.

2. La retirada simple con Kegel


Una vez que seas un experto con la técnica anterior, puedes pasar a practicar con tu pareja.Cuando estés por llegar al punto de no retorno, retira tu pene para dejar cualquier tipo de estimulación, puedes aprovechar a cambiar de posición.

En este momento debes dejar contraído durante unos 5 segundos el músculo como ya te indiqué. Con esto habrás calmado tu deseo de eyacular. Podrás continuar así sucesivamente todo el tiempo que quieras.

3. La técnica de kegel inverso

Una vez que seas un experto en los 2 ejercicios pubococcigeos anteriores, haz lo siguiente. En lugar de contraer al PC, vamos a hacer todo lo contrario.

Es muy parecido al esfuerzo que haces al defecar, pero debes tener mucho cuidado, y ya te debes imaginas por qué!! Jeje.

Cuando estés teniendo sexo, retira tu pene, y aleja todo estímulo sexual, y realiza un kegel inverso con cuidado. Después de que hayas realizado este ejercicio unas 2 o 3 veces, prácticamente podrás elegir el momento en el cual eyacular, es mágico!.

Una manera avanzada de estimular y fortalecerlo, es mediante la detención total de la eyaculación. Realmente es la técnica más difícil, pero la más efectiva de todas, así que practícala cuando ya domines todos los ejercicios anteriores, Ok?, pues vamos allá!!.

Durante la erección, intenta masturbarte tal cual vienes haciéndolo, pero esta vez vas a pasar por alto el punto de no retorno, y vas a avanzar al punto de eyaculación, y es aquí donde debes sacar todo tu potencial.

En el momento del orgasmo, presiona tu PC tan fuerte como puedas, y mantenlo tanto tiempo como puedas (al menos unos 10 segundos). Debes lograr retener la eyaculación, únicamente saldrá una gotita de semen, pero tu pene se mantendrá erecto, y lograrás continuar masturbándote.

no te preocupes por el semen que no salió, ya que ahora estará guardado en la vejiga, y lo eliminarás en cuanto orines.

Como te dije esta técnica es muy avanzada, y solo la lograrás una vez que cumplas con todos los ejercicios anteriores, practicandolos a conciencia, todos los días, durante 1 mes. Terminado el mes exitosamente, podrás practicar este último ejercicio, y cuando lo lleves a la práctica con tu pareja, serás el amo del sexo, te lo puedo asegurar!

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: