Haz una mamada de nivel 10

Haz una "mamada de nivel 10"

Haz una “mamada de nivel 10”


A todos nos gusta comer, pero no es lo mismo zamparse el menú de un restaurante con la televisión de fondo a todo trapo que deleitarse con las exquisiteces de un establecimiento gourmet.

Hasta aquí todos estamos de acuerdo.

Pues con el sexo oral, aplicado en este caso a los hombres, ocurre lo mismo.

Es bastante difícil encontrar un espécimen que asegure que no le guste recibir este tipo de estimulación. Pero hay formas de conseguir que además de que guste, entusiasme.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Una cuestión de actitud

No se trata únicamente de hacerlo, sino de disfrutarlo y transmitir ese deleite. En muchas ocasiones, el sexo oral se utiliza para estimular a la otra persona y después pasar al coito.

Cambia de chip y conviértelo en un fin en sí mismo. Y, sobre todo, pásatelo bien haciéndolo. Observa la cara y las reacciones de la otra persona.

Ese contacto visual resultará muy excitante para ambos. Puedes recogerte el cabello, para que él pueda disfrutar mejor del espectáculo

 

Haz una "mamada de nivel 10"

No tengas prisa

 

 Haz que desee el momento. Acércate a tu objetivo y desviarte de él para volver a acercarte de nuevo hasta que el juego sea insostenible.

Entonces, empieza muy poco a poco y de forma lenta y pausada. Ya habrá tiempo de darle al acelerador. Combina las artes bucales con las caricias para alargar más la excitación.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

La piruleta

 

Recorre esa parte de su anatomía de arriba abajo. Presta especial atención a la línea longitudinal que está en la mitad de su pene.

Notarás que es una parte con una textura un poco diferente, es la unión de dos partes donde las terminaciones nerviosas son especialmente sensibles.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Cada hombre es diferente

 

En general, la sensibilidad del pene está en el glande, por lo que es ahí donde deberías concentrar la acción.

Sin embargo, hay hombres a los que les da morbo sentir más profundidad. Dependiendo de tus preferencias y sin forzarte a nada que no te apetezca, ve probando para saber cuáles son sus gustos.

De todas formas, las caricias con la lengua alrededor del prepucio mientras practicas el sexo oral siempre son bienvenidas.

Y recuerda: la succión debe presionar un poco su pene, no basta con dejar la boca abierta y moverse arriba y abajo.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

No te olvides de los alrededores

 

Está claro donde se concentra la mayor parte de la acción. Pero también deberías tener en cuenta ciertas subtramas, para que tu película termine con un final feliz.

Tus manos pueden acariciar sensualmente tanto sus testículos como su perineo (la sensible piel que recorre el camino que separa el escroto del ano).

Prueba a hacerlo con las yemas o incluso suavemente con las uñas.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Añade frescor

 

Cuentan que uno de los trucos que empleaban las geishas para enloquecer a sus amantes era ingerir una infusión de menta antes de proceder al sexo oral.

Tú puedes conseguir el mismo efecto tomando un caramelo de menta mientras practicas ese tipo de caricias. La sensación de frescor intensificará la experiencia.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Cuestión de coordinación

 

Emplea las manos y la boca a la vez, para procurarle una sensación más placentera.

Para ello, deberás coordinar los movimientos y ejercer cierta presión con la mano. También será necesario que tu mano esté un poco lubricada, así que ensalívala un poco antes.

Ten en cuenta, además, que si tú estás sujetando su pene con la mano, tienes el control de la situación y podrás controlar mejor hasta qué profundidad quieres llegar.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Evita…

 

Lo más importante es que en el ‘fragor de la batalla’ no se te escape alguna dentallada. Eso, además de poder resultar doloroso, hace que tu pareja no pueda sentirse relajado.

Lo de soplar cerca de la punta tampoco resulta especialmente placentero para la mayoría de los hombres.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Sigue, sigue y sigue

 

Cuando has encontrado el momento de máxima excitación, es cuando tienes que darlo todo y seguir sin variar el movimiento.

Ayúdate con las manos si así puedes mantener la misma cadencia del movimiento.

Una mirada sensual en ese momento, puede desencadenar el clímax.

 

Haz una "mamada de nivel 10"

Decide el final

 

Si es tu pareja y no estáis empleando preservativo, dile cómo quieres que acabe vuestra película particular.

A muchos hombres les encanta esparcir su semen por la anatomía de su amada. Si a ti no te molesta, díselo cuando esté a punto de llegar y precipites el final.

Si no quieres que eso ocurra, indícale antes también.

 

¿Y ahora, ya se os abierto el apetito?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: