Himen reconstruible y otros retoques personales

Himen reconstruible y otros retoques personales

Himen reconstruible y otros retoques personales


Diario ficticio:

9:00 am – Gimnasio

11:00 am —Almuerzo con amigas

01:00 pm —Pasar a la tintorería

02:00 pm— Cita para la reconstrucción de mi himen

Himen reconstruible y otros retoques personales

 

Nunca lo has visto, quizá jamás lo has sentido; sin embargo, es el estigma más grande y nocivo sobre la sexualidad femenina.

En algunos países es la razón por la que muchos matrimonios se divorcian, incluso es motivo de feminicidios.

Si no lo crees, los siguientes datos que no conocías sobre el himen van a demostrártelo:

 


Himen reconstruible y otros retoques personales

La himenoplastía es la cirugía que se realiza para la reconstrucción del himen

Esta intervención no tiene ningún beneficio más que el social, el de las apariencias. La intervención se realiza de 4 a 6 semanas antes de que se necesite “aparentar” la integridad del himen.

Uno de los métodos es reconstruirlo a partir de los restos del mismo; otro es poner en su lugar una membrana artificial y, la más complicada, es tomar partes del epitelio vaginal y unirlas de manera quirúrgica.

Este procedimiento debe llevarse a cabo con meses de antelación para hacer posible la cicatrización de la zona.

Nadie sabe cuál es su función

La versión más aceptada por la comunidad científica es que se trata una barrera protectora de la vagina para impedir el paso a las bacterias que se encuentran fuera.

 

 

 

Resultado de imagen de himen reconstruido

 La Real Academia de la Lengua Española define al himen como:

‘m. Anat. Repliegue membranoso que reduce el orificio externo de la vagina mientras conserva su integridad’.

 

 

 

¿Integridad? Esta última palabra ha enardecido a millones de personas que consideran ésta una definición completamente machista.

El himen es diferente en cada mujer, su composición dependerá de cuestiones como su edad, raza y genética

Himen reconstruible y otros retoques personales

 

El nombre de “himen” proviene de la mitología griega

Himeneo era el dios del matrimonio.

Ese nombre también era usado para referirse a los cantos usados en los rituales ceremoniales durante la procesión de la novia a la casa del novio antes de casarse.

Tener entre las piernas a un dios griego del matrimonio ¿no sería un síntoma machista que supone que el cuerpo femenino tiene un destino: el casamiento?

Himen reconstruible y otros retoques personales

 Si una madre consume drogas durante el periodo de embarazo, es probable que la bebé nazca sin esta delgada membrana, aunque la ausencia de ella puede deberse a otras causas genéticas

 

 Tamaño y formación

Cuando las niñas nacen, esta membrana suele verse más grande, pero conforme crecen va separándose y adelgazando.

Puede romperse por millones de razones y sí… también por masturbación o sexo.

Durante la gestión embrionaria el himen es perforado, cuando se nace sin esa perforación el himen debe rasgarse, de lo contrario habría complicaciones en cuestiones de salud.

 

Himen reconstruible y otros retoques personalesNo todas las personas vírgenes sangran; incluso, se estima que sólo se da en un 60 % de casos

 

 Forma

 

Por lo general el himen tiene forma de media luna; así es posible que salga la sangre menstrual.

No se trata de una membrana completa, es decir, sólo rodea la abertura vaginal.

 

Himen reconstruible y otros retoques personalesAunque hay discusiones al respecto, algunos científicos aseguran que lo correcto es decir que el himen no se rompe, sino que se extiende

Dato extra: machismo religioso vs. ciencia

Una versión religiosa y totalmente anticientífica afirmaba que la función del himen residía en la evolución de las especies.

Según ellos, debido a la “necesidad” que nuestros ancestros sentían de reproducirse con una persona virgen, evolutivamente habrían sobrevivido sólo las mujeres con esta membrana.

Sin embargo, ésta se encuentra en muchos mamíferos: los topos, elefantes, focas, chimpancés, llamas y ratas. Por lo tanto, es absurdo que estas especies tuvieran la misma “preocupación”.

Himen reconstruible y otros retoques personales

 

Como ves, muchos mitos crecen como espuma respecto a una diminuta y delgadísima membrana que no tiene ninguna función biológica.

Alrededor de ella se tejen y destejen millones de opiniones, juicios y reflexiones.

Sin embargo, la mayoría de ellas tienen toques sexistas que sólo han pretendido considerar a la sexualidad femenina a la que los varones “tienen derecho”.

Cosa claramente falsa.

El 80% de las que se someten a esta intervención en la región son gitanas o musulmanas que van a casarse. Hacérselo cuesta 2.000 euros.

La intervención dura 15 minutos y se practica con anestesia local. En ella la chica “se coloca en posición ginecológica y, si tiene restos de himen, se le cosen. En caso de que no los tenga, se coge una pequeña porción de la mucosa de la vagina y se sutura”,

Además de gitanas y musulmanas, el 15% de las pacientes son prostitutas de lujo jóvenes que se reconstruyen el himen para aumentar su caché. “Hay muchos hombres que quieren acostarse con prostitutas vírgenes”,

Otra técnica también de carácter temporal es la realizada con una sustancia denominada ‘Alloplant’, que es un material biológico que puede desgarrarse y que se coloca en la entrada de la vagina con la intención de reconstruir un tejido que imite al himen. Esta técnica, como hemos

Una técnica de carácter temporal es el Alloplant’

dicho anteriormente, también debe realizarse días antes de que se mantengan relaciones sexuales. Otra técnica parecida a esta es la de reconstruir la membrana falsa pero con una cápsula que contenga una gelatina que imite a la sangre y que normalmente se crea en un laboratorio.

Cuando la chica tenga sexo con su marido, no sólo se romperá esta membrana sino que también sangrará como ocurre en muchas ocasiones con el himen real.

Pero la intervención más complicada y seria es la cirugía plástica vaginal.

Esta intervención se lleva a cabo mediante la incisión en ambos lados de las mucosas existentes en las paredes vaginales. De esta forma, las mucosas se unen entre sí logrando reconstruir una membrana de las mismas características que el himen real.

A diferencia de las otras técnicas, en esta sí debe transcurrir un tiempo entre que se lleve a cabo la cirugía y que se mantengan relaciones sexuales, ya que debido a las incisiones se han producido unas heridas que deben curarse.

Todo este despliegue de medidas para volver a ser ” virgen” , ¿son realmente necesarias?

 A mi personalmente me dan mucha pena estas mujeres que elijen someterse a este tipo de operaciones con el consecuente riesgo para su salud. Tienen tanta presión por parte de los hombres de su familia, y también miedo de que las rechacen, o, peor aún, de ser víctimas de violencia física grave, incluso de que las maten. Y aún así se lo hacen.

La idea de que el pene debe perforar el himen para entrar en la vagina es errónea, y nos recuerda una perspectiva más patriarcal de las relaciones sexuales. 

Yo misma no fui desvirgada al estilo sexual hablando propiamente dicho. Por aquel entonces era deportista de élite, una gimnasta artística federada. 

En un entrenamiento, un brusco golpe de mi vagina contra la barra asimétrica hizo que mi propia deshonra se esparciera por el tapiz acolchado del suelo. Cosas que suceden.

¿Hubiera sido necesario reconstruir mi himen para presentarme intacta al matrimonio o a mis primeras relaciones sexuales?.

Creo que no, la virginidad es algo muy sobrevalorado por los hombres, como si con ese poder fueras suya, un juguete nuevo a estrenar.

¿Que ocurre con las mujeres que no perdieron su virginidad consensualmente?como en el caso de una violación o coerción. ¿Deberían reconstruirse el himen a posteriori para entrar en el club de las mujeres aptas para mantener relaciones sin haber sido mancilladas o gastadas previamente?

El hecho de que no se pueda saber si una mujer es virgen debería ser irrelevante.

 Considero que a través de la educación, muchas mujeres desesperadas pueden ser persuadidas de que hay otras opciones disponibles.

Y esa sería la mejor opción que no pasar por un quirofáno para contentar a un hombre o a un entorno en el que se valora más donde haber tenido relaciones sexuales antes del matrimonio significa ser marcada como mujer “manchada” e impura.

lamentablemente el machismo siga imperando en la sociedad marroquí, por poner un ejemplo no muy alejado. El hombre puede pavonearse socialmente de sus conquistas prematrimoniales, mientras que la mujer es considerada impura si pierde la virginidad fuera del matrimonio.

 

Considerarlo una cirugía estética para el bienestar femenino es negar la realidad social de millones de mujeres».

¿Debemos seguir reforzando la importancia de la virginidad y el concepto sexista de honor.?

El debate esta servido.

Os aconsejo leer Bordados, la novela gráfica que trata sobre las conversaciones entre mujeres iraníes acerca de la posibilidad y las implicaciones de reconstruirse o no el himen.

 

Bordados

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: