Nivel de sinceridad en APPS de citas

 Nivel de sinceridad en APPS de citas


¿ Cuál es tú Nivel de sinceridad en APPS de citas?


Encontrar el amor ( o quienes quieran buscar por este medio), es una ardua y difícil tarea en las llamadas APPS de citas.

Yo siempre he sido más del ” face to face”, a la antigua manera, si es, que lo que quiero, es conocer a alguien como pareja estable.

Y no es que este diciendo es imposible encontrar pareja por estas aplicaciones, si no, que considero a las APPS ” lugares” fáciles para poder follar sin más.

En donde más de un@ esconde su verdadero yo, para vender un falso y perfecto perfil a ojos de los demás.

La tecnología en este caso, favorece la impaciencia ( sobretodo en las nuevas generaciones ) de “lo quiero, lo tengo”.

A mi parecer son buenos expositores de carne fácil y accesible.


Quizás a más de un@, de otra manera le resultaría meramente imposible conocer tanta gente con tan sólo un vistazo a la pantalla. Y así, escogiendo al chulazo o tiabuena con un solo click.

Pero, puestos a hablar de la suerte entre la que todo esa jauría de selfies, podamos encontrar al amor de nuestra vida o en su defecto una pareja estable, asidua y que dure algo más que un polvo o dos.

Opino que primero deberíamos replantearnos esta duda.

 

Nivel de sinceridad en APPS de citas

¿ Sabemos quién está realmente detrás de ese perfil?


¿Cuántos de vosotr@s, os habéis llevado una decepción, tras descubrir que tras esos mensajes amortiguadores para la primera cita, no es lo que parecía a la hora de la verdad?

¿Tendemos a mentir para vendernos?

¿Acaso, la mayoría de las mentiras se debieron al deseo de parecer más atractivos, como exagerar los intereses personales y la disponibilidad?.

Las redes sociales son hoy una verdadera oportunidad de negocios.


Por ello, no han tardado en verse expuestas a fraudes con el fin de obtener beneficios. Eso es lo que ocurre con la proliferación de perfiles falsos.

Teniendo en cuenta que para registrarse en una red social basta con ser titular de una cuenta de correo electrónico, cualquier persona podría darse de alta bajo su nombre verdadero o el de cualquier otro.

Es decir, las redes sociales actualmente no cuentan con mecanismos suficientes de identificación personal que verifiquen que la persona que se da de alta sea quien dice ser.

Tinder entre otras APPS de citas solo están repitiendo la táctica de las discotecas con sus relaciones públicas pero en una versión actualizada.

No te creas tan afortunad@ como para que a la primera de cambio te haya tocado la suerte de que ese macizo escultural de tableta chocolatera o la rubia nórdica con cara de modelo se ha fijado en tí..

 

Nivel de sinceridad en APPS de citas

Ay, el amor. Hay tantas formas de encontrarlo y tantas formas de romperlo. 


¿Quién nos iba a decir hace años cuando salían en la tele anuncios de plataformas como Meetic que podríamos enamorarnos a través de una pantalla?

 Y es que la explosión del Smartphone y de sus dichosas apps ha revolucionado nuestra vida sentimental (y sexual en la mayoría de ocasiones).

Y aunque la revolución es ahora, el germen nació hace mucho.

Los “me gustas” que tus amigas escribían con tu cuenta de Messenger al chico por el que estabas coladita eran la versión primigenia del guarreo actual en Instagram/Snapchat/Twitter y redes sociales varias que no estaban concebidas para ligar.

Precisamente por esa variedad de lugares en la que conocer gente, hay que tener mucho cuidado.

Mentirosos hay en todas partes.

Aunque el dicho dice que se coge antes a un mentiroso que a un cojo, hay quien tienes las miras muy cortas y encima el amor les ciega.

 

Nivel de sinceridad en APPS de citas

 

Cada día es más difícil saber a través de una foto si nos están tomando el pelo. ¿Por qué? Porque la gente de la calle empieza a tener cuerpos de modelo y los modelos empiezan a echarse fotos como la gente de la calle.

Por eso siempre siempre siempre es necesario pedir más de una foto, y más de cinco si hiciera falta. En diferentes lugares y posturas a ser posible.

La clave es fotografiarse de forma casera.


Una pose natural, un retrato que por lo habitual acaba siendo primer plano y una iluminación tan mala que no la ha podido realizar ningún profesional.

Ruido en la imagen, sombras, sobreexposición, momentos naturales captados por cámaras de andar por casa.

Supongo que a estas alturas todos sabréis que en Google se puede buscar por imagen, es decir, subes la foto a Google y te busca si existen coincidencias (de nada para el que no lo supiera).

Pues ale, a buscar las fotos.

Si coincide que esos abdominales que te han pasado son los de Andrés Velencoso, lo siento, pero te están estafando.

 

Quedar en persona


A ver, que tampoco te digo que lo hagas al tercer día, puedes esperar un par de semanas y ver qué tipo de conexión hay entre los dos, pero quedar hay que quedar porque en persona las cosas siempre pueden cambiar.

Y en esta ocasión también hay que ser listo y olerse las excusas.

Si propone él de quedar vamos bien, pues o es la persona quien dice ser y nuestro trabajo de investigador@ no ha servido de nada o se siente mal por mentirte, le gustas y quiere que le conozcas y te enamores locamente pasando por alto las mentiras.

Y si propones quedar tú, atención a sus respuestas. Si acepta es igual que si propone él quedar. Si se niega, vamos mal.

Que sí, que puede ser tímido, ¿pero pretende estar toda su vida así?

Un café no hace daño a nadie, va a tener que superar sus miedos.


Si la negación viene con excusas de “tengo una reunión”, “tengo que cuidar a mi jerbo”, “está mi madre en la ciudad”, “me han secuestrado las Tortugas Ninja” y otras varias, la mejor forma de atacar es pedirle una fecha concreta que le vaya bien a él.

De nada sirven los “bueno, pues cuando puedas me dices” porque nunca te va a decir.

Si además acepta X día a X hora y tiene la poca vergüenza de cancelarte el plan media hora antes y no darte otra fecha, a estas alturas de la película sabes lo que hay ¿no?

Ay ¡que te ha dicho que sí!


Y ahí estás, esperando, whatsappeando a tus amigas que lo quieren saber todo, incluso te piden que hagas un Periscope de la cita.

Sales del metro, subes las escaleras y llegas a la esquina donde habéis quedado. ¿Será ese? ¿O aquel viene de lejos y que no ves porque el sol te da en plena cara?

Tu corazón palpita y tu mente solo piensa en que ojalá tengas suerte.

 

Nivel de sinceridad en APPS de citas

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario