Reflexiones Anti eróticas.

Reflexiones Anti eróticas

Reflexiones Anti Eróticas.


El arte de amargarse.

Muchas de vosotras y vosotros que os gusta indagar en mi Instagram, sabréis de sobra que no sólo soy una mujer que rezuma erotismo por cada poro de mi piel en mis escritos (Notese el tono jocoso e irónico)

También soy una mujer desquiciada con mi día día y mi maternidad.

Si, soy consciente que decir abiertamente en las redes, “me considero una #malamadre” es morir sentenciada por algunas madres fantásticas de la muerte que jamás pierden la compostura y menos el maquillaje.

El caso es que voy de culo, pero a nivel de qué no me da la vida, señores. Agotada, histérica e incluso en más de una ocasión enferma.

Reflexiones Anti eróticas.

¿Que por qué os lo cuento por aquí?…¿Una página destinada al erotismo?

No es el lugar, pensarás, o quizás si…

Pues básicamente por dos razones:

-1. A pesar de lo que más de un lector cree, bajo el papel de escritora empoderada de sexualidad, también existe una persona, con sus más y sus menos, que necesita paz y tranquilidad para conectar con su mente erótica y sensual.

-2.Parece ser que las redes molan mogollón, cuando compartes un titular así, porqué ves que el resto del planeta sufre la misma mierda que tú.

¿Cuantas de vosotras vais corriendo a todas partes como un pollo sin cabeza? Cuantas os levantáis cuando aún no ha salido el sol para respirar un poco antes de que vuestros pequeños orcos se despierten?

Reflexiones Anti eróticas.

Apurando esos minutos de más en la cama que valen más que todo el Oro del mundo.

Lo que una daría por dormir 8 horas seguidas, no está escrito.

Pero, hay tanto que hacer, que no sabes ni por donde empezar… Un largo etcétera de quejidos y lamentos varios nos acompañan y nada tienen que ver con las fotografías fantásticas de las influencers que están de moda, las #fitmum y las #supermamis de Instagram.

A las mujeres se nos atribuye no sólo el cargo de nuestros hijos ( Si lo sé, nosotras los parimos, nosotras los críamos), si no el resto de todo lo demás…( para el que no sepa que es todo lo demás que pregunte a cualquier mujer,y ojo, que se siente,por que va a ser una larga charla). Para las demás , ya sabréis de que se trata ese todo lo demás.( Todo lo que es invisible pero se hace )

Vivimos en una falsa sociedad que nos fuerza a mantenernos perfectas. No cumplir años, ser sexys, ser madrazas de la ostia y llevar tacones hasta para llevar a los niños al colegio. Para más INRI hay que demostrarlo ante todo el mundo en las redes con la foto de turno.

Todo esto sin ninguna conciliación laboral ni ayudas por parte de nadie. ( Más de una nos bastamos y sobramos, y no! No es por vacilar, es asi, pura supervivencia.)

Ah guapa! Buscate la vida y hazte un selfie de lo más hot mientras desayunas el bocadillo como si fueras un pato, para que el mundo vea puedes con todo.

Reflexiones Anti eróticas.

Desgraciadamente, esa no es la realidad, no al menos la que vivimos mujeres como yo, es decir REALES.

La realidad, es que nos pasamos la vida ahogadas perdidas,casi asfixiadas, respirando de vez en cuando de la superficie para volver a profundizar en el montón de mierda rutinario.

Para otras, el curro, los hijos, el marido, el ex-marido ( que bien se merecen no un post si no 100 sobre el tema) es pura supervivencia. Ahí es dónde entramos en verdaderos, PROBLEMONES.

Y así como metidas en una rueda de hámster, nos pasamos todos los días, los meses y sin darnos cuenta los años, jodidamente guerreras.

Puede sonar a rollazo, a estas alturas de la lectura habréis pensado…pero, cuando empieza el relato erótico?….

Pues ahí está el “intrigunlis” del tema, tu propia zona erógena por excelencia, tu mente, a veces no esta para imaginar relatos lésbicos ni de polvos descomunales; menos para sentirse empoderada y tremendamente sexy.

Soy REAL, con problemas REALES, no solo una mente calenturienta dispuesta a erotizar las 24 horas del día.

Reflexiones Anti eróticas.

Nadie me pone una pistola en la cabeza si no plancho la bata de los niños. Tampoco pasaría nada si no recogiera mi casa (que no dura más de dos horas así, sin que parezca un campo de batalla).

Tampoco pasaría nada, si no cocinará, ni pensará en el menú semanal de los míos.

Nadie se va a morir si hay migas sobre el mármol de mi cocina; ni tengo la casa como la de cualquier cuenta de instagram llamada #decolovers o #princesshouse.

Tampoco creo sea tan necesario el fregoteo continuo ni las lavadoras del domingo.

Que alguien me explique, porqué cuando no tengo niños (porque bien están en extra escolares o con sus abuelos), no me pongo a escribir en lugar de pasar la dichosa aspiradora o simplemente rascarme el toto, liberando a mi mente.

Porque nunca es suficiente, porque siempre hay algo que hacer, y si no lo haces tú, no lo hará nadie por ti y entonces el mundo dejará de girar y la humanidad desaparecerá de la faz de la tierra y ocurrirán cataclismos. Esa es la presión con la que nos han educado y hemos crecido.

Porque soy mujer, está implicito yo puedo con todo sin perder la coquetería, la sensualidad ni los tacones por el camino.

Deduzco, no he nacido para estar quieta ni para rascarme la peladilla. Eso estaría mal y feo. Tirarse el día escribiendo relatos eróticos e imaginando en el sofá, está mal visto, es de mala madre,y de mala gente.

Ay de ti como tú niño no sea el más arreglado de la clase y sepan te dedicas a explicar guarradas en micro cuentos.

-Guarra, puta, vaga y mala madre. ( Ya oigo los comentarios desde aquí)

Existe poca sororidad por parte de otras mujeres en cuanto a mi hobby de escribir…ya no os cuento en esa dichosa competición de ser la más mejor en todo.

¿Que escribes,qué? ¿Eso son guarradas no?. Ya se sabe mujer fogosa en la cama es una desvergonzada…

Reflexiones Anti eróticas.

El machismo lleva muchos años instaurado en nuestras mentes.

Hasta el punto de pisotearnos entre nosotras mismas en un mundo en el que la publicidad nos cosifica y nos dice cuánto tenemos que ser perfectas en TODO.

Como todo en esta vida, no es fácil debatirse entre el erotismo y lo cotidiano, ya que van reñidos desde tiempos inmemoriales.

Se necesita de una sordera selectiva ante comentarios sexistas e injustos por parte de la sociedad.

Pasotismo exacerbado y una autoestima colosal.

No escuchar a tu yo mental recordando cuando te toca poner otra lavadora.

Y una técnica depuradisíma para salir corriendo en busca de tus musas a cualquier rincón paradisíaco en el que no oigas ni un solo: MAMAAAAA!

Quizás algún día alcance ese nirvana, ese nivel de sofistificación sexual. Ese nivel en el que luzca una sonrisa de anuncio dental y cero ojeras que disimular.

Quizás llegué a escribir ese libro tan deseado, en el que miles de mujeres, al leer mis relatos mojen su intimidad en el asiento del tren camino al trabajo.

Puede que llegué el día en que no necesite filtro alguno en mi Instagram posando sensual, cual ninfa.

O quizás no, porque mira tú la hora que es, y a correr de nuevo a recoger a los niños al cole con el rimel corrido y las zapatillas de deporte para ir más deprisa.

¿Si es que así quién es sensual y erótica?

Pues eso, queridas amigas y lectoras….Quizás algún día, dejé de tener reflexiones anti eróticas….

Reflexiones Anti eróticas.

  • 1
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  

Deja un comentario

3 ideas sobre “Reflexiones Anti eróticas.”

A %d blogueros les gusta esto: