¿ Te pones mirando a Cuenca?

¿ Te pones mirando a Cuenca?


Todos conocemos bastante bien qué significa esta expresión, que recrea con bastante claridad gráfica la famosa postura sexual del ‘perrito’ o expresado más finamente, el coito a tergo.

¿ Pero, de dónde proviene esta expresión tan utilizada y jocosa?

 

Línea recta entre Madrid y La Meca, con Cuenca en la trayectoria

 

EXISTEN DOS TEORIAS:

 

La expresión es una versión bastante cañí de su versión original: “poner mirando a la Meca“. Si pensamos en la postura que usan los musulmanes para rezar, la cosa empieza a cuadrar.

Ellos rezan mirando al Este, lugar donde está La Meca. Si te sitúas en Madrid y trazas una línea recta hasta la principal ciudad de la región del Hiyaz. 

Cuenca es la primera población en ese recorrido.

Y es más que posible que sea esta la razón por la que se cambió la expresión, que en su origen era “Poner mirando a La Meca”.  La referencia de Cuenca con la intención de darle un sentido más castizo y cañí a un modismo que se utiliza. Tal y como he especificado, como clara alusión a la postura y orientación en la que se colocan los musulmanes para realizar sus oraciones y su parecido a la mencionada postura sexual.

VERSIÓN HISPÁNICA

 

El origen de esta expresión que hace referencia a la ciudad castellano-manchega, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1996, se remonta al reinado de Juana la Loca y Felipe I el Hermoso. En aquella época en la que la corte castellana, ubicada en la ciudad de Toledo, contaba con una gran presencia de conquenses entre sus miembros.

Según narra el autor del blog «Emitologías», aprovechando esa circunstancia, el rey Felipe como es sabido era un gran mujeriego, algo que su mujer, obviamente, no podía soportar.

Se hizo construir un pequeño observatorio astronómico desde el que podía determinar la dirección de las distintas ciudades del reino de Castilla.

Como Juana no sentía ninguna clase de interés por la ciencia. La torre era el lugar ideal para mantener sus frecuentes aventuras amorosas sin despertar las sospechas de la reina.

La leyenda cuenta que cuando Felipe deseaba mantener relaciones con alguna moza procedente de la ciudad castellana. No tenía más que decirle a la reina que subía con la dama al observatorio, donde la iba a poner mirando para Cuenca.

Los guardias del rey, que por supuesto sabían lo que iba a hacer el monarca en el observatorio, que comenzaron a utilizar la frase en sus visitas a los burdeles de Castilla.

La acción de estos soldados no solo contribuyó a que la expresión tuviera una rápida difusión, sino que la hizo perdurar hasta nuestros días, época en la que ha inspirado la curiosa aplicación de Windows Phone «PaCuenca».

Este programa, además de mostrar la procedencia de la frase.

Esta permite a sus usuarios saber en todo momento donde está Cuenca, así como otros lugares emblemáticos de todo el mundo.

Aunque pueda parecer que esta aplicación es una simple ocurrencia de un programador. Lo cierto es que esta curiosa expresión castellana no solo ha servido de inspiración para desarrollar una aplicación para la plataforma móvil de Microsoft. 

Desde hace tiempo cuenta también con numerosas alternativas similares diseñadas para funcionar en terminales Android iPhone.

En Cuenca casi todos conocen su origen pero ni siquiera los conquenses se ponen de acuerdo a la hora de relatar los detalles que han llevado a que decirle a alguien “te pongo mirando a Cuenca (o pa’ Cuenca)” sea motivo de cachondeo general.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: